Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, alerta sobre consecuencias de la huelga Foto © cinequo.com

Maduro amenaza con intervenir militarmente las empresas que sigan la huelga

Este artículo es de hace 3 años

La convocatoria de huelga general puesta en marcha por la oposición venezolana ha sido contraatacada por el Gobierno de Venezuela que llevará a cabo inspecciones en 720 empresas para comprobar que no se han adherido al paro de este viernes.

Así lo anunció el Ministerio de Defensa, en una información recogida por 'Martí Noticias', asegurando que serán miembros de la Fuerza Armada del país los encargados de revisar los centros de trabajo.

"Vamos a tener un despliegue para garantizar al pueblo acceso a los alimentos y medicinas, que ningún hospital esté parado. La única manera de salir de las dificultades es trabajando", afirmó el titular de Defensa, Vladimir Padrino López.

El parón organizado por los disidentes se extiende desde las 6 hora local (10 horas GMT) hasta las 18 (22 horas GMT) con el objetivo de intensificar la presión sobre Maduro para que deje el poder tras suspender el proceso revocatorio.

"El llamado a paro ciudadano es para el pueblo: a dejar las calles y puestos de trabajo vacíos (...) para presionar que el gobierno acate la Constitución y respete nuestro derecho a elegir", declaró la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) mediante un comunicado.

Los movimientos gubernamentales para replicar las protestas han llegado también en forma de protesta, ya que Maduro prometió horas antes un incremento del 40 por ciento en el ingreso mínimo por trabajador, así como el pago por adelantado de aguinaldos.

"La huelga será un rotundo fracaso. Vamos a trabajar con mucho más esfuerzo celebrando el aumento de salario. Con la clase obrera, vigilaremos que el ente patronal no paralice las labores", avisó el ministro de Trabajo, Oswaldo Vera.

Este subida salarial es la cuarta que ordena Maduro en lo que va de año, pero la carestía de alimentos y medicamentos, así como la inflación han acabado con la paciencia de la población.

En este sentido el dirigente chavista ya cualquier parón obrero se consideraría un "sabotaje" y significaría incurrir en un "abandono del cargo".

"No voy a aceptar ningún tipo de conspiración. Empresa parada, empresa recuperada por los trabajadores y la revolución", advirtió.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Jose Nacher

Periodista de CiberCuba. Licenciado en Periodismo por la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia, España. Redactor en Siglo XXI, Agencia EFE, Las Provincias y El Mundo.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Jose Nacher

Periodista de CiberCuba. Licenciado en Periodismo por la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia, España. Redactor en Siglo XXI, Agencia EFE, Las Provincias y El Mundo.