Dos cubanos son campeones de la Serie Mundial con los Cachorros de Chicago

Este artículo es de hace 3 años

Los peloteros cubanos Aroldis Chapman y Jorge Soler se convirtieron este jueves en campeones de la Serie Mundial de 2016, donde los Cachorros de Chicago derrotaron a los Indios de Cleveland en 7 juegos.

Aroldis Chapman no solo se apuntó la victoria decisiva, que inclinó la Serie a favor de los Cubs 4 triunfos por 3, sino que fue clave como respaldo en los triunfos del equipo en la postemporada, con 13 apariciones y 15,2 entradas de trabajo, en las que recetó 21 ponches, ganó 2 juegos, salvó 4 y trabajó para PCL de 3.45 y whip de 1.09.

Grande fue la tercera de sus cinco apariciones ante la Tribu, donde realizó un trabajo más largo de lo habitual, durante 2,2 innings, para salvar el partido.

En general, fue esta una muy buena campaña para el pitcher más rápido de las Grandes Ligas, a pesar de un inicio entorpecido por una sanción y un cambio de equipo.

Sumados sus resultados de la temporada regular con los Yankees de Nueva York y con los Cachorros de Chicago, Chapman salvó 36 juegos de 39 posibles, y quedó a solo 2 cerrojos de su marca personal, lograda en 2013 con Cincinnati y repetida un año después con los Rojos, a los que dedicó los primeros 6 años de su carrera en la MLB.

Además, en ese 2016, sin contar la postemporada, el zurdo holguinero ganó 4 y perdió 1, ponchó a 90 rivales en 58 capítulos de actuación y exhibió dominio traducido en números bajísimos de PCL (1.55), averaje contario (158) y whip (0.86).

Por su parte, el también cubano Jorge Soler se llevó su anillo, aunque tuvo un pequpo aporte como suplente. Su mejor resultado de la postemporada lo obtuvo en el choque del 28 de octubre contra los Indios, donde conectó como regular par de hits en 3 turnos, con triple incluido.

El novato Albert Almora Jr., un pelotero que no nació en la isla, pero que es hijo de cubanos, celebró también un título que se le demoró a los Cachorros durante 108 años, con lo que consiguieron romper la trágica maldición de la cabra. El jardinero Almora Jr., un talento de 22 años, apenas tuvo 10 oportunidades al bate en las que no conectó indiscutibles y se apuntó una anotada.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985