Trump con veteranos de la Brigada 2506 en Miam Foto © Miami Herald/ Al Diaz

Trump podría deportar a más de 35.000 cubanos con antecedentes penales

Este artículo es de hace 3 años

La llegada al poder de Donald Trump ha aumentado entre los cubanos con antecedentes penales en Estados Unidos su temor a ser deportados. Según cifras ofrecidas por 14ymedio, se calcula que en la actualidad existen alrededor de 34 mil 500 cubanos con antecedentes en la nación estadounidense.

Antes de la llegada al poder del magnate neoyorkino, aquellos cubanos que habían tenido problemas con la justicia no reparaban en exceso en la deportación ya que la no existencia de convenio migratorio entre ambos países dificultaba las deportaciones, salvo en contadas excepciones.

Asi, el departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos consideraba a Cuba, junto con China, Irán, Irak, Libia o Somalia, como país “recalcitrante” precisamente por la dificultad para deportar a sus ciudadanos. Esta es precisamente una de las cuestiones que pretende abordar de manera prioritaria el nuevo presidente, quien ya advirtió durante la campaña electoral: “Esto conmigo no va a pasar”.

Pese a que Trump todavía no ha indicado cómo va a llevar a la práctica su política inmigratoria sí ha anunciado ya que deportará a tres millones de inmigrantes a sus países de origen.

Wilfredo Allen, abogado y especialista en temas migratorios, explicó al citado medio que la Ley de Inmigración y Nacionalidad contempla la posibilidad de que el Departamento de Estado anule la concesión de visados de inmigrantes y turistas a países que dificulten las deportaciones, lo que podría ser usado como medida de presión por Trump para provocar que estos países aceptan a sus ciudadanos deportados.

En opinión de Allen,el principal perjudicado de la nueva política Trump será el gobierno cubano: “Al final, quien terminará perjudicado será el Gobierno cubano. Si mantiene su posición de no aceptar a los deportados, podría crearse un conflicto con la administración actual. En caso de que los acepten se trata de miles de personas que necesitan reintegrarse en esa sociedad, lo cual conlleva un esfuerzo considerable en recursos y tendría consecuencias en la política interna".

En el caso de que el gobierno estadounidense decidiese no extender visas o pasaportes a los cubanos se verían afectados miles de ciudadanos. Según cifras del citado medio, en 2014, 54.286 cubanos recibieron una visa turista para viajar a EE.UU y otros 20.000 la obtuvieron gracias a acuerdos migratorios entre Nueva York y La Habana. La medida de no extender visados afectaría también a muchos cubanos que viajan a Estados Unidos con el objetivo de comprar mercancía para venderla en Cuba.

Sin embargo, los cubanos se muestran dividios entre aquellos que  esperan con temor las decisiones del nuevo mandatario y los que piensan que Trump no podrá seguir la política inmigratoria que ha defendido durante toda la campaña electoral.

En este sentido, un empresario cubanoamericano con negocios en Cuba, que no quiso desvelar su identidad, explicó que no cree que Trump lleve a cabo las deportaciones prometidas ya que según señaló:"Si Trump hiciera eso llevaría a Cuba a una situación extrema. El país necesita más que nunca a Estados Unidos. En conversaciones lejos de los micrófonos, los funcionarios cubanos lo reconocen", 

La misma opinión manifiesta Juan Chamizo, gerente del Vedado Social Club quien considera que Trump es un hombre de negocios y, por tanto, primará los intereses económicos en la relación de Cuba y Estados Unidos. "Trump es un presidente que no viene de la política, viene del negocio y sabe cómo funciona el business", dijo.

Estas dos opiniones se oponen diametralmente a la defendida por el abogado constitucionalista de Florida, Lorenzo Palomares, quien se mostró partidario de las deportaciones de aquellos inmigrantes que incumplen la Ley.

"Cuba nada más se quiere llevar los espías cuando se los descubren, pero no se lleva a los ladrones del Medicaid o los traficantes de drogas. La residencia permanente está sujeta a la buena conducta del candidato. Si usted quebranta las leyes tiene que irse a su país", opinó el abogado quien también se mostró partidario de la eliminación de la política pies secos/ pies mojados.

La crisis migratoria cubana

Pese a que el viaje de este grupo de cubanos es inusual, las cifras revelan que Cuba vive una gran e incesante oleada migratoria. Los últimos datos publicados por la Oficina de Operaciones en el Terreno del Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras revelaban que, durante el año fiscal 2016, más de 50.000 cubanos han emigrado a EE.UU.

Estos datos suponen un incremento del más del 17% respecto al 2015, en un momento en que preocupa especialmente el aumento de la inmigración por vía marítima en un 65% en tan sólo un año.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985