Foto © Fayerwayer

Viceministro cubano afirma en China que internet "mejora la calidad de vida de los ciudadanos"

Este artículo es de hace 3 años

Desde el pasado 16 de noviembre y hasta hoy 18, ha tenido lugar en el este de China (en la ciudad de Wuzhen, provincia de Zhejiang), la III Conferencia Mundial de Internet (WIC, por sus siglas en inglés).

La cita ha reunido a funcionarios gubernamentales, jefes empresariales y académicos para discutir el futuro de la economía digital.

Imagen del salón principal del encuentro (foto: xinhuanet)

En su alocución, el funcionario cubano que asistió al evento –el viceministro del Ministerio de Comunicaciones, Jorge Luis Perdomo- destacó la importancia de este encuentro “a la hora concertar posiciones a nivel global sobre asuntos sustantivos de las tecnologías de la información y las comunicaciones, la ciberseguridad y la gobernanza de Internet”.

Según destacan medios cubanos de prensa, Perdomo reconoció también que "el empleo de las TIC ha ampliado las condiciones para el desarrollo socioeconómico de la humanidad, ha acelerado la productividad y ha mejorado la calidad de vida de los ciudadanos".

Cartel del evento (foto: xinhuanet)

Insistió en que Internet debe tener una gobernanza internacional democrática y participativa, basada en la carta de la Organización de Naciones Unidas (ONU), el derecho internacional y el multilateralismo, así como ajustarse a lo acordado en las cumbres de Ginebra y de Túnez.

También invitó a denunciar y evadir el uso de las TIC con fines subversivos, políticos, militares y delictivos, y citó como ejemplos el robo o secuestro de información en el ciberespacio.

Perdomo valoró de “asunto fundamental para la seguridad internacional y de los estados", el uso seguro de internet.

En este sentido, destacó:

“Las evidencias de la creciente militarización del ciberespacio y del empleo encubierto e ilegal de sistemas informáticos para agredir a otros estados así como la proliferación del ciberdelito y el ciberterrorismo, confirman la necesidad de adoptar medidas efectivas y urgentes en el marco de la cooperación internacional para contrarrestar dichas amenazas”.

Y añadió:
 
“Es necesario aplicar los principios del derecho internacional en el ciberespacio, en particular los de soberanía, integridad territorial y la no intervención en los asuntos internos de los estados. Es ineludible el desarrollo, en el ámbito del multilateralismo, de un nuevo marco jurídico, complementario al derecho internacional y para la regulación del ciberespacio”.

En lo relativo a la Isla, declaró que Cuba "está comprometida con la promoción de la cooperación internacional a nivel político, operacional y técnico, para ampliar las capacidades nacionales en la prevención y mitigación de eventos cibernéticos nocivos para la seguridad nacional e internacional".

Detalló que Cuba "contribuye de forma activa en el grupo de expertos gubernamentales sobre los avances en la información y las telecomunicaciones en el contexto de la seguridad internacional de las Naciones Unidas".

Y subrayó:

“Cuba ha establecido mecanismos de cooperación con más de una decena de países y se han desarrollado encuentros a nivel técnico y operacional con igual cantidad de naciones”.

Muy de acuerdo en todo, sin embargo, faltó un punto fundamental por exponer: si internet, tal como afirma, “ha ampliado las condiciones para el desarrollo socioeconómico de la humanidad, ha acelerado la productividad y ha mejorado la calidad de vida de los ciudadanos”, ¿por qué los cubanos no tienen todavía libre y masivo acceso a internet?

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Judith Moris

Redactora en CiberCuba. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de La Habana, y Máster por la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha sido profesora en la UH e investigadora en la UAB, y redactora/editora de la editorial Teide

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Judith Moris

Redactora en CiberCuba. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de La Habana, y Máster por la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha sido profesora en la UH e investigadora en la UAB, y redactora/editora de la editorial Teide