Foto © booksandbooks

Un cubano gana la Medalla de Oro del Florida Book Awards

Este artículo es de hace 3 años

Miami, 18 nov (EFEUSA).- El ganador de la Medalla de Oro de los Florida Book Awards, en la categoría de Literatura en Español, fue el escritor cubano Andrés Pi Andreu, quien tiene entre sus proyectos inmediatos está escribir 150 libros de "microrrelatos" para una editorial estadounidense.

Pi Andreu se llevó el premio con su novela juvenil "274", una historia de emigrantes narrada desde la perspectiva de un adolescente muy listo y también muy triste.

Portada del libro en la Editorial Panamericana (foto: martinoticias)

La historia es muy cubana, dice el autor en una entrevista con Efe, y no tiene que jurarlo.

El personaje central, Telencio, fue traído a Miami por su madre. Sufre de nostalgia, aunque tiene a mano los pastelitos de guayaba y la música de su país por todas partes.

Mientras espera la llegada de su padre, que quedó en la isla, Telencio no hace más que pelear con su psicólogo y llamar por su nombre a Valentina, que es la madre.

Así transcurren las 24 horas que narra este libro de éxito en Latinoamérica y que el importante premio del estado de la Florida eligió en una categoría con cada vez más participantes.

Dos años atrás, "274" tuvo una edición de lujo con Panamericana y este sábado la obra será comentada en público en las instalaciones de la Feria Internacional del Libro de Miami, que cierra un día después su trigésimo tercera edición.

Las cifras que maneja Pi Andreu asustan, en sentido aleccionador.

Explica muy tranquilamente que, a principios de este año, la editorial educativa norteamericana Benchmark le encargó 150 libros de pequeño formato, con microhistorias, y que cada una de ellas será un libro en español.

Asegura Pi que hay más de 20 ilustradores trabajando en ese proyecto. También que anteriormente, en 2014, escribió unos 180 libros de ese tipo para la misma editorial que ya están publicados. Por lo que la cuenta rebasa los 300 en Estados Unidos.

Eso sin contar que a sus 47 años tiene otros 28 títulos publicados en diversos formatos y casas editoriales; que pronto llevará algunas de sus obras al cine y que en días recientes aceptó capitanear la sección de viñetas del sitio web de la editorial miamense SED (suburbano.net).

De ascendencia catalana y nombre repetido en el segundo apellido (Andreu es Andrés en catalán), Pi, Premio Apel·les Mestres de 2010 por su libro "La ventana infinita", tuvo dos oportunidades para escapar de Cuba.

Estudiaba Física Nuclear en Alemania del Este cuando, al caerse el "telón de acero", contrario a lo que hicieron muchos paisanos que se quedaron a vivir en Europa, regresó a La Habana para contar en primera persona el fin de la era comunista.

Con tan mala suerte que la policía política le echó el ojo encima y no pudo volver a escapar de la isla hasta 13 años después.

En Cuba dejó trozos del Muro de Berlín y no ha podido recuperarlos.

Se instaló en Boston y en Chicago y, al cabo de unos años, bajó a Miami, desde donde escribe novelas y desarrolla proyectos educativos actualmente.

En su tranquila terraza de una zona bucólica en las afueras de la ciudad, desbroza una infancia rodeada de buenos escritores y editores, como su tía-abuela Dora Alonso, la legendaria narradora de historias para niños.

También resalta a su madre, Mirta Andreu, toda una institución de las casas editoriales cubanas.

En Cuba hay muchos catalanes de segunda y tercera generación. Uno de ellos es Andrés. Una de sus bisabuelas refunfuñaba en catalán, dice Pi a Efe mientras cierra maletas para un viaje relámpago a Barcelona, cuatro días antes de su presentación en Miami este sábado.

En la ciudad mediterránea también tiene editores.

En 2017, adelanta, publicará cuatro álbumes ilustrados para niños con la editorial barcelonesa Takatuka, y una novela -su primera para adultos- cuyo sello editor no quiere avanzar, pero sí que está ambientada entre Miami, La Habana y Estambul.

El protagonista es un personaje actual, dice.

Sin olvidar sus raíces, Pi Andreu prefiere vivir en Miami con su mujer y sus dos hijos, sus amigos y un perro bóxer al que no por casualidad nombraron Cuba.

Ya no lleva el pelo a media espalda. No consiguió el título de Física Nuclear pero, en cambio, pasea sosegadamente a orillas de un lago con Cuba atado a una correa.

El autor compartirá este sábado un panel de debate con tres escritores norteamericanos (Arva Moore Parks, Patrick Kendrick y David Kirby), premiados también en el Florida Book Awards, en diferentes categorías de la edición de 2015, pero cuyo galardón recibieron este año. 

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985