Plaza de la Habana Vieja Foto © Cubadebate

Cruzada contra la contaminación acústica en Cuba: Medir el ruido y después ¿qué?

Este artículo es de hace 3 años

La campaña de Cuba por la reducción de ruido en zonas urbanas va en serio, esa es la impresión que nos llevamos cuando importantes espacios televisivos como la Mesa Redonda (MR) dedican extendidos análisis  a la referida problemática social.

A la contienda se sumarían hoy aplicaciones móviles que, en calidad de sonómetros, están diseñadas para medir el nivel casi exacto de contaminación sonora al cual nos exponemos. Con ellas, según indica un artículo del sitio estatal Cubadebate, los usuarios pueden registrar los índices de ruido y realizar una denuncia a las autoridades competentes.

Pero… ¿cuáles autoridades? 

De acuerdo con la publicación, el Decreto Ley 200 de 1999 contempla un sistema de medidas administrativas que considera como contravenciones los ruidos, vibraciones y otros factores físicos por encima de los 65 decibeles (nivel catalogado por especialistas como el más dañino). Los infractores de esta regulación pueden ser castigados con multas de entre 200 y 2 mil 250 pesos.

Diecisiete años después, los órganos reguladores se dieron a la tarea de capacitar personal para hacer cumplir esta ley, de acuerdo con las declaraciones a la MR del ingeniero Jorge Álvarez Álvarez, director de la Oficina de Regulación Ambiental y Seguridad Nuclear (ORASEN), del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA).

“Hay leyes contra el ruido ambiental, pero no se cumplen, parece que las autoridades que tienen que aplicarlas están esperando que vengan los extraterrestres"

Según CD, el ciudadano común puede combatir este flagelo (documentarlo y denunciarlo) con las apps Decibel Ultra, SPLNFFT Noise Meter, Sound Meter, Noise Wasch, Noise Meter, o SPL Meter, disponibles tanto para Android como para IOS. 

Sin embargo, el estado de opinión general versa en torno a la siguiente idea: para qué documentar el incumplimiento de una ley por la cual nadie vela. 

“Hay leyes contra el ruido ambiental, pero no se cumplen, parece que las autoridades que tienen que aplicarlas están esperando que vengan los extraterrestres para que apliquen esa leyes”, dijo Orlando, un  usuario del sitio.

En los comentarios se pueden apreciar más opiniones que concuerdan con el sentir de Orlando: 

“¿Que hagamos la denuncia? ¿A quién? Por lo menos en Nuevitas, donde yo vivo, no hay ley que valga. Las indisciplinas sociales como la música alta, los panaderos con sus pitos insoportables, las violaciones del tránsito en la zona de los micro distritos, principalmente en Micro Uno (…) Y no pasa nada, NADIE HACE NADA. Entonces ¿de qué denuncias estamos hablando?”

“Es decir sí podemos con los móviles medir la contaminación ruidosa, ¿pero qué hacemos? ¿Quién le pone el cascabel al gato?, pienso que los gobiernos locales pueden hacer mucho si se lo proponen y se lo exigen”, agregó el usuario Elpidio.

“Genial, pero la segunda parte…. ¿a quién dirigirse que haga efectiva la legislación sobre el ruido? Le enseñamos el marcaje del sonómetro a la patrulla, al delegado, al presidente del CDR… ¿a quién?", dijo Rolando

“Con las nuevas TIC solo lograrán aumentar nuestra indignación por conocer hasta qué nivel estamos siendo irrespetados y los responsables de aplicar la sanciones no lo hacen”, sentenció Frank Tejas Paz.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985