Fidel Castro y Juan Reinaldo Sánchez Foto © L´Express

El guardaespaldas de Fidel Castro denunció la vida de lujos del ex presidente

Este artículo es de hace 3 años

Juan Reinaldo Sánchez  fue durante 17 años el guardaespaldas de Fidel y uno de los hombres de su más completa confianza, un testimonio que respaldan fotografías en las que puede verse la cercanía entre ambos.

Sin embargo, según publicó Sánchez en el libro que escribió junto al periodista francés Axel Gyldén, titulado La cara oculta de Fidel Castro, el ex guardaespaldas dejó de confiar en el presidente cuando se dio cuenta de que el discurso de Fidel distaba mucho de lo que practicaba el mandatario en su vida privada

Según relató en su libro, Juan Reinaldo dejó de creer en Castro cuando escuchó una conversación en 1988 entre el Presidente cubano y José Abrantes, entonces Ministro de Interior,  en la que  fue testigo de que Fidel protegía a un narcotraficante.

Juan Reinaldo Sánchez escribió en su libro “Era como un dios. Yo me tragaba todas sus palabras, creía todo lo que decía, lo seguía a todas partes y habría muerto por él”. Sin embargo, aquel hecho le hizo reflexionar hasta el punto de que llegó a opinar que el líder cubano sentía que “Cuba le pertenecía”.

A través de La cara oculta de Fidel Castro, el ex guardaespaldas traza un perfil que en nada se parece al icono construido por la Revolución Cubana. Para él Fidel era una persona excéntrica, amante del lujo. “Por momentos, Fidel tenía la mentalidad de una pirata del Caribe”, narra el libro.

En opinión de Sánchez, “Fidel nunca renunció a las comodidades capitalistas, ni eligió vivir con austeridad. Todo lo contrario, su modo de vida es el de un capitalista sin ningún tipo de límites”

Algunas de las excentricidades de Fidel dadas a conocer a través de dicho libro son tan impactantes como que el ex presidente tenía una Isla privada, Cayo Piedra, ubicada al sur de la Bahía Cochinos.

Hasta allí, el líder revolucionario se desplazaba utilizando su yate ,el Aquarama II, construido con madera importada de Angola y cuatro motores obsequiados por  el presidente soviético Leonid Brezhnev.

El presidente también disfrutaba también de otros lujos como más de veinte mansiones, una marina con yates, cuentas bancarias cifradas, o una mina de oro, comodidades y lujos impensables para cualquier cubano.

Desencantado con el líder que tanto admiró comunicó su renuncia al trabajó lo que le llevó a prisión acusado de insubordinación.

Preso y sometido a distintas vejaciones, Sánchez intentó escapar en varias ocasiones hasta que en 2008 consiguió huir en una lancha a Estados Unidos.

En 2014 consiguió publicar su libro en España y un año después fue publicado en inglés en Estados Unidos. Pocas semanas después de este acontecimiento Juan Reinaldo Sánchez murió en Miami a los 66 años a causa de un cáncer de pulmón.

Sánchez no vivirá para ver cómo el Estado cubano rinde homenaje al icono de Fidel Castro creado por la Revolución: carismático, comunista convencido y patriota que luchó contra el imperialismo estadounidense. Así, hasta el final, las fuerzas de la Revolución trabajan para mantener oculta la vida privada de Fidel y seguir alimentando su mito y con él el sistema castrista.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985