| | 1


Al menos Donald Trump ha demostrado en la última semana que no es rencoroso.

No solo dijo que "había perdido interés en enjuiciar a Hillary Clinton", un hecho que algunos achacaron no a su bondad sino a su demagogia en la campaña, sino que además ha incorporado a su equipo de asesores económicos a Elon Musk, el CEO de TESLA, alguien que se mostró "muy activo políticamente en las redes sociales" semanas antes de las elecciones, pero no a favor del magnate republicano sino de la aspirante demócrata a la presidencia.


Musk, quien también es CEO fundador de la compañía aeroespacial SpaceX, no solo apoyó a Cinton sino que también dijo que Trump "no era el adecuado para ser el Presidente".

Pero a todo eso Trump le puso un sello, y decidió "comenzar de cero", tal y como seguramente hará con Mitt Romney, una figura de mucho peso dentro del Partido Republicano y con quien estaría limando asperezas para sumarlo a su equipo "político".


Además de Musk, Trump llamó al CEO de Uber, Travis Kalanick, a incorporarse a su "nueva Junta de asesores económicos", alguien que "se mofó" de Trump al decir, tras la victoria de este último, que "tendría que irse para China". A esto, también Trump le puso un sello.

Past is past. Sin dudas un paso inteligente y que reconoce varias cosas: talento, profesionalidad, visión, futuro, emprendimiento, negocios... o lo que es lo mismo: una próspera economía. Aunque claro, como bien han señalado algunos críticos , una cosa es tener gente como Musk y Kalanick al frente de, o dentro del equipo de, y otra cosa diferente será escucharlos adecuadamente y/o seguir sus consejos. Y otro detalle: Musk y Kalanick no serán los únicos que "opinarán" y "aconsejarán".

Por otro lado, que estén ellos no garantiza que Trump pueda hacer realidad su plan de crear empleos y hacer a "América grande otra vez". 

Pero de lo que sí no hay dudas es que de Trump, al parecer, intenta escuchar a personas que "de la nada" han forjado un imperio, y esto es digno de admirarse. Tal vez no sean los mejores pero "oficio" tienen, y las cosas pudieran ir bien si, - y esto es lo más importante - en las "otras esferas", se deciden ayudar a Trump.


Un reporte de Business Insider señala que aunque "la industria tecnológica estadounidense se opuso abrumadoramente a Trump antes de las elecciones, (...) tras la victoria (...) está explorando tentativamente cómo puede trabajar con Trump.

Ayer miércoles, altos ejecutivos como el CEO de Apple Tim Cook, el CEO de Microsoft Satya Nadella, Larry Page y Eric Schmidt de Google, - atención a este nombre, Google -  junto al jefe de Amazon Jeff Bezos y la COO de Facebook, Sheryl Sandberg, tenían previsto reunirse con Trump en Nueva York.

Visto así, solo queda esperar que cada uno de los que se sume al barco "aporte" algo en concreto para la mayoría de los estadounidenses, y no para sus propios intereses.

Si así lo hicieran, y por delante prevaleciera la profesionalidad, la unión y el talento, un buen paso hacia el necesario despegue económico de América pudiera gestarse.


Claro, hay que ver - por ejemplo - qué sucederá del otro lado, la industria de guerra y armamentos, por ejemplo.

con información de Business Insider y Bloomberg

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


CiberCuba no modera los comentarios, utilizamos herramienta de Facebook que permite a cualquier usuario denunciar con facilidad comentarios ofensivos, violentos, etc. Esperamos que nuestros usuarios sean activos moderadores de los comentarios utilizando esta sencilla herramienta.


Últimos videos en CiberCuba:



Te puede interesar