Teatro Lírico de Cuba Foto © www.prensa-latina.cu

Zarzuelas “Cecilia Valdés” y “Amalia Batista” estarán en el Gran Teatro

Este artículo es de hace 3 años

La sala García Lorca del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso acogerá la puesta de Cecilia Valdés los próximos días 28 y 29 de enero, bajo la dirección de Ivan Balmaseda, con el propósito de reactivar el gusto por esta pieza musical de gran trascendencia en nuestro patrimonio cultural.

A partir de la fundacional novela romántica y costumbrista de la autoría de Cirilo Villaverde, la zarzuela ilustra musicalmente un argumento típico de La Habana colonial y esclavista del siglo XIX.

El español Agustín Rodríguez y el cubano José Sánchez Arcilla dieron forma al libreto de esta zarzuela estrenada el 26 de marzo de 1932, en el Teatro Martí, con rotundo éxito. Los historiadores y teóricos de la música cubana aseguran que la composición de Gonzalo Roig acentuó los rasgos identitarios de nuestro teatro musical por la inclusión de ritmos y géneros populares.

La historia con música de la mulata pobre y bellísima, empeñada en conseguir un blanco rico para casarse, cuenta con dos pasajes especialmente famosos: la salida de Cecilia en una fiesta habanera, y el tango congo conocido como Po, po, po. Ambas piezas aparecen a menudo en conciertos de sopranos y mezzosopranos en Cuba y otros países de Iberoamérica.

Por otra parte, Humberto Lara dirigirá la reposición de otra zarzuela cubana, la titulada Amalia Batista, de Rodrigo Prats, que subirá a escena del Gran Teatro de La Habana el 17, 18 y 19 de marzo, como completamiento de esta breve temporada del mejor teatro lírico de la Isla.

Con libreto de Agustín Rodríguez, Amalia Batista es una de las zarzuelas más conocidas de Rodrigo Prats, autor también de la famosa criolla-bolero Una rosa de Francia y fundador del Teatro Lírico Nacional, y de la Sociedad de Ópera de La Habana.

Volver a poner en escena las zarzuelas clásicas de Gonzalo Roig y Rodrigo Prats es una forma de mantener vivo el legado del teatro lírico cubano, en franco proceso de olvido y desdén por una buena parte de los públicos más jóvenes.

La distancia del público masivo respecto al teatro lírico cubano probablemente obedece a visiones escénicas vetustas y a conceptos visuales antiguos y poco atractivos, aunque la música siga resultando atractiva.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.