Atacante de la Florida en una imagen de su etapa militar Foto © El Nuevo Herald

Atacante de la Florida no recibió la ayuda psicológica pedida, según su familia

Este artículo es de hace 3 años

San Juan, 8 ene (EFEUSA).- Con el paso de los días siguen apareciendo nuevos personajes y datos sobre el atacante de Fort Lauderdale, después que Bryan Santiago, hermano de Esteban, informara que las autoridades de EEUU le negaron el tratamiento psicológico que pidió su familia tras ser enviado a Irak.

En este sentido aseguró que los problemas mentales eran tan grandes que le aconsejó a su hermano que buscara ayuda psicológica o en alguna iglesia.

El hermano del exmilitar, que reside en Peñuelas, un municipio del sur de Puerto Rico, dijo en declaraciones a medios locales divulgadas hoy que su familiar era una persona tranquila antes de unirse a la Guardia Nacional de Puerto Rico para viajar a Irak, desde donde regresó con "un cambio de temperamento marcado".

El hermano del detenido señaló que el implicado en los asesinatos de Fort Lauderdale llegó estar en un hospital psiquiátrico tras exponer al Negociado Federal de Investigaciones (FBI) sus problemas, pero que fue dado de alta solamente cuatro días después.

"En cuatro días ninguna persona cambia", apuntó Bryan, tras recordar que su hermano perdió a dos amigos cercanos en Irak, a lo que se unió poco después el fallecimiento de su padre.

Aseguró que su hermano le llegó a decir que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) quería que se infiltrara, supuestamente, en el Estado Islámico (EI), algo a lo que nunca estuvo dispuesto.

"La culpa es de ellos. El Gobierno federal sabía cuál era su situación", dijo, después de preguntarse cómo es posible que las autoridades estadounidenses Le dejaran portar armas poco después de salir de un centro psiquiátrico.

El hermano del implicado en el incidente resaltó que todo pudo evitarse y que debió permanecer en el centro psiquiátrico el tiempo que hubiera sido necesario.

Recordó que su hermano no viajaba a Puerto Rico desde el año 2014.

El FBI ha confirmado que en noviembre pasado entró en una oficina de esta agencia federal en Anchorage (Alaska), en donde residía, y manifestó que el Gobierno de EE.UU. controlaba su mente y lo obligaba a ver vídeos del grupo EI, y que oía voces.

Las autoridades estadounidenses creen que en la matanza que desató en el aeropuerto de Fort Lauderdale actuó solo y armado únicamente con una pistola semiautomática de 9 milímetros.

Durante el tiroteo, el atacante agotó las municiones que traía consigo, tras lo cual se echó en el suelo a esperar ser detenido por las autoridades.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.