| | 4


La noticia se expandió ayer martes, cuando los comentaristas del partido entre Granma y Matanzas aseguraron que Víctor Víctor Mesa estaba inscrito en la nómina de uno de los equipos municipales de La Habana para la Serie Provincial.

Esto podría suponer que el retoño del mánager de Matanzas, Víctor Mesa, estaría buscando vestirse de Azul en la próxima Serie Nacional.


La noticia la confirmó hoy el sitio Swing Completo, que publicó la nómina del equipo Cerro de la provincial habanera, donde efectivamente aparece el nombre de Víctor Víctor.

El joven jugador vive en La Habana, y según la cierta libertad de que gozan ahora los peloteros de mudarse de provincia y cambiar de equipo, nada le impediría ser un nuevo industrialista.


Solo que en su caso la noticia no vendría sola, pues con esta viene aparejada otra especulación: junto con el hijo podría venir el padre.

Siendo pelotero, Víctor Mesa dijo varias veces que le gustaría jugar con Industriales. Trotamundos como es, podría también querer cambiar de equipo como director, y mudarse como mánager para el conjunto Azul.

Solo que habría que ver si los aficionados industrialistas estarían de acuerdo con recibir al polémico Víctor Mesa como director.

Para empezar, el sistema de dirección de Víctor no parece pegar con un equipo como Industriales, más bien dado al béisbol clásico, tradicional.


Víctor Mesa es un rescatista, y se le dan mejor los equipos desestructurados, como ese Matanzas sotanero que convirtió en poco tiempo en una novena ganadora.

Víctor es experimental, contradictorio, impredecible e instintivo.

Industriales tiene un juego clásico, lógico, estructurado, regular y estable, basado en una historia de triunfos y victorias consolidada precisamente gracias a ese estilo sin alteraciones ni rupturas ni experimentos. El paradigma de un equipo ganador no está en su transformación, sino en la reproducción de las estretegias ganadoras que le han funcionado a lo largo de su existencia.

En sus peores épocas, Industriales ha esperado con paciencia filosófica la llegada de épocas mejores, ha cambiado sin cambiar, sin negarse a sí mismo, y así ha logrado mantenerse durante sus casi 6 décadas de existencia entre los referentes del béisbol cubano.


Víctor pega más con equipos sin historia ni resultados, o sin historia reciente, sin nada que perder, que pueden darse el lujo de transformar su aspecto y su manera de jugar con tal de salir del anonimato y del fondo de la tabla. Equipos dispuestos a empezar de nuevo, a costa de cualquier variante desesperada.

Ese no es el caso de Industriales.



CiberCuba no modera los comentarios, utilizamos herramienta de Facebook que permite a cualquier usuario denunciar con facilidad comentarios ofensivos, violentos, etc. Esperamos que nuestros usuarios sean activos moderadores de los comentarios utilizando esta sencilla herramienta.

Más sobre este tema


Últimos videos en CiberCuba:



Te puede interesar