|


El festival de cortometrajes más importantes del mundo, Clermont-Ferrand, ha seleccionado, entre miles de posibles candidatos, un cortometraje cubano

La 39ª edición del festival internacional de cortometrajes de Clermont-Ferrand, a celebrarse entre el 3 y el 11 de febrero próximos, incluye en su competencia oficial el cortometraje cubano Con sana alegría, dirigido por la actriz y realizadora Claudia Muñiz.

Olimpo del cortometraje a nivel mundial, el festival de Clermont-Ferrand seleccionó este único cortometraje cubano, Con sana alegría, en una competición que incluye títulos provenientes sobre todo de Estados Unidos (9), Reino Unido (5), Alemania (5), Holanda (3) y Francia (3).

La representación latinoamericana está encabezada por Brasil y Colombia (este país es el invitado en la edición de este año), y también hay dos cortometrajes españoles, mientras que Cuba, Venezuela, Chile, Perú y Argentina concursan con un título cada uno.

De aclararse que el Festival recibió 6173 títulos, y seleccionó solo 103, entre los cuales está Con sana alegría, de modo que la selección para la competencia ya significa, de alguna manera, una especie de premio que distingue en primer lugar al realizador y a su equipo, y también prestigia la producción nacional.

El cortometraje cubano elegido cuenta la historia de Sayda, quien cuida desde hace un tiempo a su abuela, aquejada por la demencia senil. En vísperas de su cumpleaños, el día más frío de la temporada invernal, Sayda intenta cambiar algo en su rutinaria existencia, y conseguir un poco de regocijo y satisfacción. Vale aclarar que el título procede del estribillo cumpleañero común en Cuba que reza: “Felicidades, fulano en tu día, que los cumplas con sana alegría…”

Con un elenco de todos estrellas, dentro del contexto juvenil audiovisual cubano, Con sana alegría cuenta con guion escrito por la directora; en la fotografía trabajó Héctor David Rosales (quien ha incursionado con fortuna en el mundo del video musical), la edición es de Liana Domínguez, y la precisa dirección de arte corresponde a Celia Ledón, cuyo currículo incluye El acompañante y Últimos días en La Habana.

Con sana alegría se relaciona, estética y conceptualmente, con la realidad sociológica de un país cada vez más envejecido, donde cada vez hay más personas de la tercera edad, y por tanto, abunda la figura del cuidador, el pariente o conocido que se encarga de atender las necesidades más perentorias del anciano o enfermo.

Dentro de la notable y reciente emergencia de realizadoras dentro del audiovisual cubano (El techo, de Patricia Ramos; Espejuelos oscuros, de Jessica Rodríguez; Caparazón, de Joanna Vidal; Song for Cuba, de Tamara Segura) destaca el enfoque desprejuiciado y al mismo tiempo altruista de Claudia Muñiz, quien protagonizó tres de los más recientes filmes de Kiki Álvarez: Marina, Jirafas y Venecia.

Y en medio de ese panorama de auge para las realizadoras, Claudia Muñiz se distingue en tanto se distancia, estética y conceptualmente, de otros cortometrajes cubanos tal vez demasiado conscientes de su utilidad didáctica o social. La directora y guionista de Con sana alegría sabe lo que necesita saber sobre sociología y sicología como para atreverse a hablar, con notable delicadeza, de seres humanos, de mujeres solas, tristes, angustiadas, pero dispuestas a enaltecer el cuerpo y el alma con un poco de placer, es decir, de sana alegría.




CiberCuba no modera los comentarios, utilizamos herramienta de Facebook que permite a cualquier usuario denunciar con facilidad comentarios ofensivos, violentos, etc. Esperamos que nuestros usuarios sean activos moderadores de los comentarios utilizando esta sencilla herramienta.


Te puede interesar