El Septeto Santiaguero en una imagen grupal Foto © Lehman Center for the Performing Arts

El son del Septeto Santiaguero llega a Miami por primera vez en 22 años

Este artículo es de hace 3 años

Miami (EE.UU.), 14 ene (EFE).- El Septeto Santiaguero, una banda que mezcla el son cubano con ritmos más modernos llega por primera vez en sus 22 años de existencia a Miami.

Tras la gira europea, sobre todo por tierras españolas, el grupo ha aterrizado en Miami donde ofrecera un pequeño concierto en el Koubek Center, una "Casa de Cultura" de La Pequeña Habana como ya les informamos.

"Las cosas se dan cuando se tienen que dar", dice a Efe el director y tresero Fernando Dewar. "Hace tiempo queríamos venir", "pero valió la pena esperar", agrega.

Un público desconocido

"Se trata de un público y un mercado imprescindible para nosotros que hacemos música tradicional, música cubana de raíz, y sabemos que la gente aquí son conocedores de esta música, contando con el público de habla hispana en general", apunta.

Dewar menciona que "siempre" hubo el intento de que los discos del septeto se distribuyeran en el mercado norteamericano. "Por suerte, el año pasado tuvimos nuestra primera presentación en el Lincoln Center, de Nueva York, y se logró finalmente esta visita a Miami", afirma.

Su actual gira solo incluye Nueva York, donde ya han estado, y Miami. "De aquí para Santiago", comenta el líder de este grupo ganador en 2015 de un Grammy Latino con su álbum "No quiero llanto. Tributo a Los Compadres".

En el Koubek Center, del Miami Dade College, harán una fiesta para bailar como parte de un programa de música popular latinoamericana al que han llamado "Little Havana Social Club".

¿El nombre les suena de algo?, preguntamos a Dewar.

El sonero, un mulato cuarentón que sonríe siempre y pone las pausas cuando quiere que reine el silencio, tiene la sospecha de que se les está comparando con el mundialmente famoso y también tradicional Buena Vista Social Club.

"Cuando surge el Buena Vista ya existíamos como septeto, teníamos discos grabados y hacíamos giras por Europa. Pero sí, sin dudas nos ayudó ese nombre", reconoce.

"El auge del Buena Vista hizo que la gente se volviera a fijar en este rincón del mundo, como mismo antes se habían fijado en la trova santiaguera, pero la mirada se fue al son", advierte Dewar.

"No fue una corriente que nos arrastró a hacer esa música, ya la hacíamos".

Según confirma a EFE, en Santiago de Cuba "hay ahora un movimiento de septetos muy interesante que tienen una filosofía muy similar a la nuestra", aunque el Septeto Santiaguero "va un poco más hacia lo contemporáneo".

El Santiaguero se nombra Septeto por una razón comercial, pero en realidad son ocho los integrantes. El octavo es un percusionista (tumbador) que es un "invitado", sonríe Dewar.

Mantienen la trompeta, pero una sola, porque de lo contrario se irían a una cuerda de metales que no les corresponde para ese sello añejo que quieren brindar.

Percusión menor, voces, guitarra y, sin que pueda faltar, el tres.

No porque sea el instrumento del director, sino porque este cordófono nacional, que en su día universalizó el también cubano Arsenio Rodríguez, es fundamental para el son.

"Siempre hemos defendido nuestro son pero incorporamos las nuevas tendencias"

La historia de los septetos en Cuba es muy antigua.

El Santiaguero ha sobrevivido a la avalancha de un tipo de música del patio que en los años 90 llamaron "timba" y que según Dewar no les afectó para nada.

"Al contrario, sentimos que de alguna manera esa música nos ha influido. No somos timberos ni reguetoneros; siempre hemos defendido nuestro son, pero incorporamos las nuevas tendencias", explica.

Esto se nota en el espectáculo que hacen y también en sus vídeo clips.

El noveno álbum del Septeto Santiaguero, que saldrá en febrero, lleva por nombre "Raíz".

Se trata de un señuelo. Ellos juegan con todo.

Incorporan colaboraciones de renombre

Con el tema "La fiesta no es para feos", por ejemplo, presentan a un artista urbano, El Médico, un santiaguero que hace hip hop.

"Tenemos invitados de mucho renombre: Charlie Aponte, con 30 años cantando en el Gran Combo de Puerto Rico; Rubén Blades, Alfredo de la Fe, 'el violinista de la salsa', y por primera vez grandes colaboradores del mundo del jazz", dice Dewar.

"Nicholas Payton, uno de los trompetistas de jazz más importantes del mundo, y Arturo O'Farrill, uno de los pianistas de más renombre del jazz, que acaba de ganar un Grammy, estarán con nosotros como invitados en este nuevo álbum", adelanta.

"Raíz" será el primer disco producido íntegramente por un sello cubano en 22 años de carrera del Septeto Santiaguero, la disquera EGREM, asegura el director.

"Esperamos que el público disfrute con nosotros aquí. Nos movemos en el escenario, no somos un formato estático. Con nuestro septeto se puede bailar igual que se baila con una orquesta de música popular bailable", dice la autoridad de este conjunto.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985