Preparativos en el Capitolio Foto © Wikimedia Commons

Trump asumirá presidencia de Estados Unidos bajo una estricta seguridad

Este artículo es de hace 3 años

Las agencias de seguridad estadounidenses están considerando toda una gama de amenazas que podrían poner en peligro al presidente electo Donald Trump durante la ceremonia de investidura que se celebrará en Washington el próximo viernes.

Como informa 'El Nuevo Herald', según Jeh Johnson, secretario de Seguridad Interna no existen “informaciones de ninguna amenaza específica creíble”. Para garantizar la seguridad durante toda la ceremonia se ha movilizado a 28.000 agentes del servicio secreto, la Guardia Nacional, el FBI y la policía estatal coordinados por una oficina que aglutina a casi 50 agencias y entidades gubernamentales.

La amenaza de atentado en territorio estadounidense por parte de grupos como el Estado Islámico o Al Qaeda es siempre un riesgo a tener en cuenta. Las agencias de seguridad se centran en limitar la posibilidad de atentados utilizando drones, embestidas de camiones o tiradores solitarios.

La posibilidad del uso de camiones como ocurrió en Francia durante la fiesta nacional o en Berlín en un mercado navideño o el posible uso de drones preocupa y mucho a las autoridades. Por ello se colocarán omnibuses y camiones cargados con concreto bloqueando las vías de entrada.

Los drones están estrictamente prohibidos en todo Washington.

Una agenda cargada de actos al aire libre

El día de la investidura arrancará en el Cementerio Nacional de Arlington donde se depositará una ofrenda floral, a continuación el presidente jurará el cargo a lo que seguirá la caravana presidencial por el centro de Washington y una ceremonia religiosa en la Catedral Nacional.

La peligrosidad radica en que varios de los eventos serán en espacios abiertos al aire libre por lo que las terrazas superiores de los edificios en los aledaños estarán tomados por francotiradores y habrá detectores de radiación, químicos y biológicos en toda la zona además de la instalación de vidrios protectores antibala frente a las autoridades.

La caravana presidencial, la mayor preocupación

El mayor desafío logístico y de seguridad lo supone la caravana presidencial. Mucho han cambiado las cosas desde que Jimmy Carter caminara los casi más de 2 kilómetros entre el Capitolio y la Casa Blanca en 1977.

Desde entonces todos los presidentes han querido emular a Carter y han caminado un pequeño trayecto. Esta es la etapa que más preocupa a los servicios de seguridad.

Casi un millón de personas se concentrarán

Fuentes oficiales estiman que entre 700.000 y 900.000 personas se concentrarán en Washington y hasta 99 grupos han anunciado que protestarán durante la investidura en los espacios acotados reservados para esta actividad. Los grupos antagónicos serán colocados en lugares separados para evitar confrontaciones.

Los agentes del servicio secreto se infiltrarán entre los manifestantes y vigilarán las redes sociales.

En previsión y por seguridad un área de siete kilómetros cuadrados permanecerá cerrada al tráfico de vehículos privados en Washington.

Una larga lista de objetos prohibidos ha sido publicada y básicamente sólo se permiten teléfonos móviles, cámaras de fotos y la documentación personal. Los carteles de protesta o apoyo no podrán tener palos adosados.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Jose Nacher

Periodista de CiberCuba. Licenciado en Periodismo por la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia, España. Redactor en Siglo XXI, Agencia EFE, Las Provincias y El Mundo.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Jose Nacher

Periodista de CiberCuba. Licenciado en Periodismo por la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia, España. Redactor en Siglo XXI, Agencia EFE, Las Provincias y El Mundo.