Festividades por Nuevo Año Lunar celebran 170 años de presencia china en Cuba

Este artículo es de hace 3 años

La comunidad china en La Habana inició el programa festivo en la Casa de Artes y Tradiciones Chinas donde se inauguró la exposición de 15 pinturas de gran formato que recrea el horóscopo de 12 años (cada uno representado por un animal) y otras figuras emblemáticas de su cultura como el ave fénix, la carpa y el oso panda.

El renacer del Ave Fénix se titula esta exposición del artista de la plástica José Ignacio Sánchez, dentro de la línea neofigurativa y abstracta, y la expo se suma a las conferencias, presentaciones de libros y otras actividades como la emblemática danza del Dragón que ocurrirán en la Casa de Artes y Tradiciones Chinas.

La danza del dragón será ejecutada por alumnos de la Escuela Cubana de Wushu, un deporte de exhibición y de contacto, derivado de las artes marciales y que contiene ejercicios y maniobras de carácter gimnástico.

A la inauguración de la muestra asistieron el embajador del país asiático en La Habana, Chen Xi, prestigiosos investigadores y artistas cubanos, así como miembros de la comunidad china de este país. Xi expresó su agradecimiento por la oportunidad de celebrar con la Comunidad la Fiesta de la Primavera, y ratificó la voluntad de fortalecer los lazos de amistad y cooperación existentes entre Cuba y China.

Las festividades están previstas hasta el próximo 12 de febrero, pero según el calendario chino tradicional desde el 28 de enero comenzará a regir el Año del gallo, elemento fuego, ciclo que augura confianza e insta al silencio interior y la concentración.

La jornada de celebraciones es auspiciada, entre otras entidades, por el Instituto Confucio de la Universidad de La Habana y la Federación Casino Chung Wah, una de 13 sociedades que aún perduran en el Barrio Chino de La Habana, símbolo mayor de la presencia asiática en la Isla, y uno de los más antiguos de América Latina.

Los primeros chinos llegaron a la mayor de las Antillas en 1847, y arribaron en calidad de "contratados", pero en régimen prácticamente de esclavitud, para trabajar en las plantaciones de azúcar con el sueño de hacer fortuna y regresar a su tierra. Muy pocos, si acaso alguno, lograron cumplir el sueño, pero igual se quedaron en Cuba y aquí trasplantaron sus tradiciones y sabiduría.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.