Foto © CiberCuba

Los cubanos, la emigración y las viviendas

Este artículo es de hace 3 años

Desde el inicio de la revolución cubana aquellos que decidían emigrar perdían sus propiedades en Cuba. Esta no-ley (pues no existe ninguna ley en cuba que ampare este decomiso) se empezó a aplicar sobre las propiedades de los ricos y, supuestamente, colaboradores del gobierno de Batista que salieron de la Isla en los primeros días de 1959 esperando que la situación se calmara pronto.

¿Acaso tenemos razón en sentirnos tratados como ex-cubanos?

Pero esta medida se extendió pronto a todos los cubanos que comenzaron a emigrar en los años sucesivos. Llegaron las inspecciones para aquellos que solicitaban salir legalmente. Se les inventariaban todas sus posesiones, que debían entregar en el momento de la salida definitiva.

Cual judíos con destino a un campos de concentración, los cubanos debían entregar todo para poder salir del país, desde vasos de agua hasta joyas y automóviles. Recuerdo una familia que tuvo que pedir un vaso de cristal a un vecino ya que se les había roto uno durante el año que demoró su permiso, y no les autorizaban la salida por faltar dicho vaso en el inventario.

Todas estas casas, las buenas sobre todo, caían en una bolsa del gobierno con la que “premiaban” a los funcionarios de turno, se las repartían entre la élite, o alquilaban a extranjeros que iban a hacer fortuna y negocios en la Isla.

Aún hoy se repite esta situación, solo que ya es posible vender tu casa (hace menos de un año) antes de marcharte, lo que ha creado un incipiente mercado inmobiliario alimentado por las viviendas que ponen en venta los valientes que deciden intentar el sueño americano.

Y la pregunta es ¿hasta cuándo? ¿Cómo pretende un gobierno que se considera representante del pueblo cubano seguir abusando de esta manera con “su” pueblo? ¿Cuándo llegara el día en que un cubano sea propietario DE VERDAD de su vivienda y de sus otras propiedades? No conozco ningun otro país del mundo donde sus ciudadanos pierdan sus posesiones y sus derechos por salir del país.

A muchos molestó que los cubanos que vivimos fuera nos ofendiéramos y criticáramos en masa la decisión de Randy Alonso de llamar ex-cubano a un deportista exiliado/emigrante. Pero la realidad es que el gobierno de Cuba siempre nos ha tratado como tales.

Nos decomisa todo cuando salimos de Cuba, nos impide invertir en la Isla (cuando permite hacerlo a cualquier extranjero), no podemos comprar una propiedad en Cuba (cuando muchos extranjeros lo hicieron y hacen) y, a pesar de esto, nos obliga a ir a Cuba con un pasaporte cubano, pero esto claro está, solo es para poder cobrarnos el costo exorbitado de los mismos. Los cubanos emigrantes tenemos el triste honor de tener uno de los pasaportes más caros del mundo.

Entonces, si el gobierno (y muchos emigrantes) plantean que la emigración cubana es hoy por hoy económica ¿qué justifica el decomiso de las propiedades a los cubanos que emigran? y ¿qué razones hay para impedirnos comprar una propiedad en Cuba? ¿Acaso tenemos razón en sentirnos tratados como ex-cubanos?

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Luis Flores

CEO y cofundador de CiberCuba.com. Cuando tengo tiempo escribo articulos de opinión sobre la realidad cubana vista desde la perspectiva de un emigrante.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Luis Flores

CEO y cofundador de CiberCuba.com. Cuando tengo tiempo escribo articulos de opinión sobre la realidad cubana vista desde la perspectiva de un emigrante.