Foto © Trabajadores / José Raúl Rodríguez

Noelvis Entenza guía segundo triunfo consecutivo de Granma sobre Ciego en la final de la pelota cubana

Este artículo es de hace 3 años

Granma siguió rompiendo pronósticos y venció por segunda noche consecutiva al bicampeón Ciego de Ávila, esta vez 3 carreras por 2, guiado por un gran trabajo del lanzador azul Noelvis Entenza.

En otro gran juego de pelota, los Alazanes viraron de un lado la final de la 56 Serie Nacional de Béisbol, que va ahora 2 victorias por cero a su favor.

Durante 7 capítulos, el refuerzo donado por Industriales Noelvis Entenza reprimió a los bateadores avileños, a los que dejó en 3 hits antes de entregarle el puesto al artemiseño Miguel Lahera, con hombres en primera y segunda sin outs en el octavo inning.

Los Alazanes llegaron a esa entrada con ventaja de 3 carreras, todas soportadas por el pinareño Bladimir Baños. La primera de ellas la fabricó Yunior Paumier en el inning inaugural con indiscutible y las otras dos fueron remolcadas por hit de Carlos Benítez en el inning de la suerte, carreras que a la larga le darían la victoria a su equipo.

Lahera volvió a comportarse como un héroe para los granmenses, y si le entraron los dos hombres que encontró en base en el octavo fue en gran medida a consecuencia de una polémica decisión arbitral.

Con un out, Julio Pablo Martínez bateó para doble play, lo que hubiera cerrado el inning sin anotaciones. Sin embargo, el out en primera fue discutido por Ciego de Ávila, que pidió revisión del video. Una vez más la revisión del video sirvió, no para corregir el error de un árbitro, sino para contradecir su autoridad, virando para atrás una jugada cerrada e indefinible. A continuación, un error en tiro del torpedero holguinero Yordan Manduley le abrió las puertas a la primera carrera avileña, y cayó la segunda por hit del pinareño Donal Duarte. Ambas anotaciones fueron sucias a la cuenta de Entenza.

Lesionado en la jugada del doble play, Lahera salió a tirar el noveno inning y lo completó cojeando, prácticamente incapacitado de recurrir a su gran velocidad y dependiendo casi exclusivamente de lanzamientos en rompimiento.

Lahera ha intervenido en las dos decisiones de esta final, ganando el primer juego y salvando este.

En el choque, Julio Pablo Martínez le robó un jonrón a Alfredo Despaigne, estirando su guante por encima de la cerca del jardín central. En el encuentro, el fornido cuarto bate se fue en blanco 3 veces.

Este viernes habrá descanso y ambos equipos se enfrentarán nuevamente el sábado, pero en terreno de los orientales, en duelo entre el mejor pitcher del campeonato, el granmense Lázaro Blanco, y el avileño Dachel Duquesne.

Granma no solo ganó los dos primeros partidos de la final con el público en contra, sino que lo hizo sin necesidad de utilizar a su mejor lanzador.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.