Vista aérea Bahía de Gibara Foto © www.radioreloj.cu

Celebrado por los pobladores el bicentenario de Gibara

Este artículo es de hace 3 años

Muy próxima al sitio donde El Almirante genovés Cristóbal Colón exclamó que esta es la tierra más hermosa que ojos humanos vieron, Gibara puede enorgullecerse de un enclave paisajístico realmente incomparable, y de una singular historia que ya abarca dos siglos.

En el lugar donde se levanta hoy la Batería de Fernando VII, fue fundada la villa, y levantada su primera edificación, exactamente la mañana del 16 de enero de 1817. La Villa Blanca se comenzó a erigir bajo los designios del entonces teniente gobernador de Holguín, Francisco de Zayas y Armijo, bajo cuyo gobierno se trazaron las primeras calles y se repartieron parcelas.

Luego, muchos años después, la ciudad fue dejada a un lado de las corrientes principales de desarrollo socioeconómico por su posición excéntrica (muy al norte, separada de la línea central que interconectaba otras ciudades y pueblos), y por la inutilización de la bahía para el transporte naviero.

Tras la ocupación norteamericana de Santiago de Cuba, Calixto García estableció en Gibara su cuartel general, y fue aquí donde Frank País aprobaría la creación del brazalete del Movimiento 26 de Julio. Después de la Revolución, el Che fundó en Gibara la hilandería que suministró sustento para muchas familias.

Gibara quedó prácticamente destruida por el huracán Ike, el ocho de septiembre de 2008, pero luego ha sabido renacer, y abrirse al turismo internacional gracias a una belleza natural que ningún ciclón puede arrebatarle.

En la actualidad, la ciudad destaca por su desarrollo en cuanto a parques eólicos, su desarrollo turístico (que pudiera ser mucho mayor si se incrementara la infraestructura hotelera) y por supuesto, también descuella, en términos culturales, el Festival Internacional de Cine Pobre, fundado por uno de los más importantes cineastas cubanos: Humberto Solás.

Si el final de Lucía (1968) se rodó en las inmediaciones de Gibara (es decir, la escena en que marido y mujer contienden en una playa para lograr la comprensión de él respecto a los deseos de integración social que ella necesita), Solás volvió a Gibara, a uno de sus principales parques, para rodar una escena importante de Miel para Oshún (2001). En el rodaje de esa película, el director comprendió la necesidad de crear un Festival de cine pobre de presupuesto pero rico en inventiva.

Recostada en el litoral de su perfecta bahía, custodiada eternamente por imaginario vigía apostado en la pintoresca Silla de Gibara, la Villa Blanca de los Cangrejos, como la designa el himno de la ciudad, ha conocido notable auge desde principios del siglo XXI, gracias en parte al estímulo turístico que ha significado el Festival Internacional de Cine Pobre.

El año 2017 ha sido declarado jornada de celebración por el Bicentenario de la Villa de Gibara, pero las principales movimientos tienen lugar del 13 al 20 de enero, durante la Semana de la Cultura, concebida esta vez cual fiesta popular para proclamar las virtudes de la segunda ciudad amurallada de Cuba en tiempos de la colonia.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.