Granma vuelve a derrotar a Ciego y está a un paso de una barrida histórica

Al Tigre, aseguran muchos "solo le queda una raya"

Granma derrota a Ciego Foto © Screenshot/A lo Cubano

Este artículo es de hace 4 años

Otra vez los Alazanes de Granma, guíados en esta ocasión del brazo del serpentinero Lázaro Blanco, volvieron a derrotar a los Tigres de Ciego de Ávila, en esta ocasión con abultado marcador de 10 carreras por 1.

Los discípulos de Carlos Martí, volvieron a salir al terreno como si fuesen "a dejar los huesos en cada lance", y los asistentes al estadio Mártires de Barbados, no pudieron salir más satisfechos.

Ni el más entendido en materia beisbolera en Cuba hubiera podido presagiar que a estas alturas del Play Off, Ciego no estuviese delante, o al menos, no hubiese ganado un juego ante los victimarios del sempiterno favorito Matanzas

Pero luego de tres partidos la realidad es bien diferente, y al decir de una de las voces autorizadas del deporte de la bola y de los strikes, quien pidió no revelar su nombre, "la historia del beisbol en Cuba, está ahora mismo tan llena de baches y de escombros, que lo mejor que puede sucederle es que ganen los granmenses.

Hasta el 5to inning los Alazanes tenian "amarrados" a los de la tierra de la piña, "bien a lo cortico", y en el cielo se dibujaba una lechada, pero un cuadrangular de Raúl González abriendo la entrada, sacudió el montículo donde hasta el momento, Blanco, sostenía la "brocha". 

El rugido fue apenas eso: Blanco, retiró por su orden a los tres restantes bateadores, incluso a dos de ellos, por la vía del ponche.

Pero tras una base por bolas en el 6to inning, Martí no perdió tiempo y le aplicó la grúa a un hombre que ha sido su caballo de batalla en la temporada. Sería el triunfo 17 de Blanco; el público lo sabía, y lo premió con un cerrado aplauso.

Si bien es cierto que otro triunfo de los Tigres, sería "volver a la monotonía", las huestes avileñas esperan que, al menos, mañana los Tigres den un zarpazo.

Por todo el río Toa, por la Calle General García, y bajando por toda la Carretera Central desde el puentecito de Los Elevados, pasó por el Hotel Sierra esta noche un coro, bien unánime, en el cual se escuchaba clarito clarito la frase: "Aé, aé, al Tigre le dimos donde é" aunque algunos dicen que el coro hablaba de otra cosa: de un tigre albino. 

Este artículo es de hace 4 años

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.