El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha vuelto este martes 24 de enero a ir en contra de posturas adoptadas por el ex-presidente, Barack Obama, en sus dos mandatos presidenciales.

Si ayer Trump firmó la salida del país de la Asociación Transpacífica y también otro documento destinado a dificultar el trabajo de las organizaciones pro-aborto en Estados Unidos, hoy la decisión ha estado vinculada con el mundo del petróleo.


El nuevo mandatario estadounidense, en su segundo día de trabajo al frente de la Casa Blanca, ha firmado dos órdenes ejecutivas para autorizar la construcción de sendos oleoductos.

El primero de ellos autoriza la construcción del oleoducto Keystone XL, y el segundo el Dakota Acces.


Según destacan medios de prensa, la construcción del Keystone XL fue vetada por Barack Obama en el año 2015. Su objetivo es transportar unos 830.000 barriles diarios de petróleo crudo sintético, y bituminoso diluido, desde la región de Alberta (en Canadá), hasta el estado estadounidense de Nebraska y otros lugares del país, incluidas refinerías de Texas en el Golfo de México.

Trump también aprobó también la construcción del polémico oleoducto Dakota Acces, que en 2016 ocasionó grandes protestas por parte de comunidades indígenas.

Se trata de un proyecto de 3.800 millones de dólares que llevaría medio millón de barriles de petróleo, desde los yacimientos bituminosos de Dakota del Norte, a una infraestructura ya existente en Illinois.


Ante la fuerte reacción que se desató, El Ejército estudió rutas alternativas para ese proyecto.

En un manifiesto afán proteccionista y nacionalista, en ambos casos Trump ha puesto como condición que los proyectos se realicen utilizando acero estadounidense.

"A partir de ahora vamos a comenzar a hacer oleoductos en Estados Unidos", dijo Trump.  


"Vamos a renegociar algunos de los términos (del acuerdo). Y si les gustan, veremos si podemos conseguir que se construya ese oleoducto. Muchos empleos, 28.000 puestos de trabajo, grandes empleos en la construcción", declaró Trump a los periodistas en la Casa Blanca, a propósito del proyecto Keystone XL.

El el caso del Dakota Access, también señaló que el proyecto estará sometido a "términos y condiciones negociadas por nosotros".

El presidente añadió que estas decisiones: "pondrán a trabajar de nuevo a muchos trabajadores del sector metalúrgico".


Donald Trump sigue cumpliendo sus promesas de campaña, en este caso, pese a las críticas de grupos ecologistas, debido al poder contaminante del petróleo procedente de las arenas bituminosas, cuya producción emite un 17 % más de gases de efecto invernadero, que la extracción convencional de crudo.



CiberCuba no modera los comentarios, utilizamos herramienta de Facebook que permite a cualquier usuario denunciar con facilidad comentarios ofensivos, violentos, etc. Esperamos que nuestros usuarios sean activos moderadores de los comentarios utilizando esta sencilla herramienta.


Últimos videos en CiberCuba:



Te puede interesar