Foto © Cubadebate

Cuba solicita oficialmente su incorporación como miembro pleno a la Serie del Caribe

Este artículo es de hace 3 años

Según reveló el sitio ESPNDeportes, las autoridades del béisbol en la isla solicitaron oficialmente la incorporación de Cuba a la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe (CBPC), entidad que organiza la Serie del Caribe.

La decisión se da en respuesta al comunicado realizado hace una semana por el comisionado de la CBPC, Juan Francisco Puello Herrera, quien anunció que tras la edición de 2017 Cuba no podría participar más en calidad de invitado en el torneo de clubes campeones de béisbol más importante de la región.

Tras romper con el profesionalismo en 1960, la isla renegó de la Serie del Caribe, torneo del que fue uno de sus fundadores, y lo abandonó. Medio siglo después, superadas algunas de las taras ideológicas que renegaban del béisbol profesional, Cuba solicitó que a su equipo campeón de cada año se le permitiera participar otra vez en el torneo, ruego que fue aceptado de forma parcial.

Los equipos cubanos podrían competir en la Serie del Caribe en calidad de invitados especiales durante cuatro años, es decir, en cada una de las sedes de la entidad: Venezuela, Puerto Rico, República Dominicana y México.

Cumplido el plazo, Cuba no hizo nada para formalizar su estatus como miembro permanente, por lo que recibió el ultimátum de Puello Herrera, quien aseguró que “los cubanos han participado como invitados, pero no son parte de la estructura de la Confederación de Béisbol del Caribe, así que no seguirán participando, a menos que cumplan con los requisitos de convertirse en una liga profesional, igual a las demás”, dijo.

Estas palabras fueron recibidas como un bombazo en la isla, que hubiera preferido seguir compitiendo en la Serie eternamente desde su nebuloso y ambiguo carácter de invitada, sin tener que hacer ningún tipo de concesión con respecto al espinoso tema de profesionalizar su béisbol, algo que se sigue viendo en Cuba como algo inaceptable.

En esta semana que ha pasado, es evidente que al comisionado de la CBPC le han dorado la píldora desde los centros de poder del béisbol cubano, pues este ha suavizado su tono y le ha soltado el muerto a las Grandes Ligas, que tendrán que ser ahora las que decidan el asunto.

“En Culiacán terminará el ciclo que dimos a Cuba como invitada especial, antes de que completara el proceso de regresar como un socio con derechos y obligaciones”, dijo el ahora conciliador comisionado.

“Cuba quiere entrar. La Confederación quiere que entre”, dijo Puello Herrera, “pero el proceso será completado solamente cuando la oficina del comisionado de Grandes Ligas, un socio de la CBPC por el Acuerdo de Ligas Invernales, dé su aprobación. Ahora que las relaciones entre Cuba y Estados Unidos han cambiado, esperamos que ese aspecto no sea un obstáculo, pero ciertamente no depende de la Confederación”, dijo a pesar de que el 17 de enero él mismo anunciara el tremebundo ultimátum.

De aceptar la MLB la solicitud este año, Cuba podría comenzar a competir en la Serie del Caribe como miembro con derechos y obligaciones desde 2018. De no aceptar, Granma, el reciente campeón de la Serie Nacional cubana, sería el elenco que cerraría el fugaz retorno al torneo que la isla fundó en 1949, año en que se realizó la primera edición, precisamente en Cuba, y que fue ganada por el tristemente desaparecido club local Almendares.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985