Toman represalias contra padre cubano que pidió ayuda por desamparo

Este artículo es de hace 3 años

Una vez más el gobierno cubano, a través de organismos e instituciones, "salta" a remediar - o intentar hacerlo - "el daño" que provoca en su imagen hechos puntuales referentes al deteriorio y abandono en que suelen vivir muchos cubanos.

No es la primera vez que en diarios "alternativos" e incluso en diarios oficiales, en secciones como Acuse de Recibo del diario Juventud Rebelde, se publican noticias de personas que se encuentran atados de pies y de manos ante la indolencia gubernamental, y la burocracia de un país que suele justificarlo todo con "el bloqueo"; un viejo y eficaz método que durante años, sirvió de bálsamo contra no pocos males; pero la gente se ha dado cuenta que a veces "el bloqueo" externo languidece contra "el interno", y que incluso ni tiene que ver. 

Solo, una vez que son emplazados y demostrado su desdén y mal funcionamiento, es que "sacan la cabeza".

En días pasados se dio a conocer la historia de Yanet Gill, una doctora cubana que abandonó misión en Bolivia en el 2012, y fue a residir a Argentina.

Yanet enfermó de gravedad años después, y este año cuando la historia de su caso llegó a "las redes sociales" se encontraba sola, en la cama de un hospital argentino, sin ayuda.

La cónsul cubana de ese país conocía de su caso, pero nunca le prestó el más mínimo interés, hasta que una campaña en Gofundme reveló al mundo la situación de Yanet. Entonces "apareció" la cónsul nuevamente.

"Similar" situación vive ahora Armando Torres Pozo y su hijo de cuatro años de edad, Lesiat Torres Carrión, un niño que tiene parálisis cerebral, y cuyo caso provocó una campaña de ayuda en Gofundme para recaudar la suma de 500 Euros. El estado cubano se enteró de esta campaña y ha tomado represalias contra Armando, y por supuesto, el más perjudicado: Lesiat, el niño de 4 años con parálisis cerebral.

Vecinos de ambos aseguran que luego de darse a conocer su caso, "se presentaron ante Armando" autoridades del gobierno para "presionarlo e intimidarlo y hacer que se niegue a recibir la ayuda.

"A su casa fueron una fiscal, funcionarios de Vivienda, Planificación Física, Salud Pública, trabajadores sociales y agentes de la Seguridad del Estado. Le dijeron que no debió hablar con opositores ni periodistas independientes y lo amenazaron con quitarle la custodia del niño", refirió un vecino, Manuel Sardiñas Sañú, de 47 años.

Solo entonces, ahora, "se llevaron al niño al hogar de ancianos América Labadí,y (...) "la gente de Vivienda y Planificación Física quedaron en repararle la casa," dijo una vecina.

El daño en la vivienda de Armando, es desde el 2012, cuando el huracán Sandy.

"Es indignante que hayan demorado cuatro años en darse cuenta de las condiciones en las que viven", agregó la vecina de Armando.

Diario de Cuba habría intentado contactar nuevamente con Armando para confirmar lo revelado por sus vecinos pero, "tras las represalias de las autoridades, Torres Pozo rechazó hacer declaraciones sobre su situación y la de su hijo."

con información de Diario de Cuba

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.