Eusebio Leal y La Habana Foto © Marti Noticias

Grupo empresarial militar GAESA revertiría avances sociales logrados por Habaguanex

Este artículo es de hace 3 años

La espada de Damócles, más que un andamio, ladrillos y cemento parece colgar ahora mismo sobre la cabeza de decenas de obras sociales construidas y rescatadas en la Habana Vieja por la Oficina del Historiador de la Ciudad, el grupo empresarial Habaguanex y por supuesto, Eusebio Leal.

El plano de las futuras obras hoteleras que se construirán en ese añejo rincón citadino, orgullo de los cubanos y Patrimonio de la Humanidad llamado Habana Vieja, amenaza - como no - con sufrir un duro golpe.

Y es que como bien señala Juan Juan Almeida en un artículo aparecido en Martí Noticias, "los militares quieren hacer del Casco Histórico de la ciudad de La Habana, un Varadero de asfalto."

Y no es la primera vez que sucede algo parecido.

Habana Vieja, "Estrategi Hotelera". Foto: Cortesía/Martí Noticias

Innumerables serían los ejemplos de obras públicas, edicios, parques, que en algún momento de nuestra historia y de nuestra cultura jugaron un papel sino trascendental al menos meritorio de asegurarse un puesto "para ser conservados"; pero decisiones inconsultas, tomadas a la ligera, impulsadas por el afán mercantil impidieron salvarlas para la posteridad. 

La Habana Vieja, ahora mismo tendría otro rostro, si no hubiese sido porque hace ya unas cuantas décadas, se le puso freno a tan nefasta "práctica".

Sin embargo, nada garantiza que luego de que GAESA tomara contro absoluto "de la Compañía Turística Habaguanex S.A. y de otras instituciones empresariales que pertenecían a la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana (OHCH)", la planificación y ejecución de obras en ese Consejo Popular se guíe por las mismas normas - y estrictas - que antaño impuso Eusebio Leal.

Al margen de ello, "las nuevas obras" que se ejecutarán - la meta es construir 725 nuevas habitaciones - tomarían posesión en lugares que, ahora mismo desarrrollan un quehacer social.

Comedores obreros, casas de ancianos, talleres donde las manos de hombres y mujeres "convierten en milagro el barro", cesarían sus funciones en pro de la modernidad y el turismo.

Señala Juan Juan que, en "la Estrategia de desarrollo hotelero en la zona, aparece el Convento de Belén, actualmente Centro de Día, como uno de los edificios que proximamente será transformado en hospedería.

Allí viven aún muchos ancianos, y otro inmenso grupo pasa ahí el día, entre viejos amigos de infancia y juventud.

"Allí, este grupo, de entrados en años, realizan diferentes actividades como ejercicios, talleres de artes plástica, computación, talabartería, teatro y música. Es un asilo de ancianos que comparte su espacio con una guardería infantil, que además tiene salón de fisioterapia, farmacia, servicio de oftalmología y optometría," relata Juan Juan quien aporta además un dato interesante: estos proyectos de trabajos comunitarios, y específicamente con ancianos de la llamada "Tercera Edad" "cuenta con apoyo y cooperación internacional, especialmente de Italia y España."

Lo interesante de esta estrategia de "urbanización turística a paso redoblado", es que "se ha paralizado el programa de construcción de residencias protegidas."

Hoteles primero,... las personas después.

Mientras, aún, viven en la zona y deambulan por ella día a día cientos de residentes que, cuando arrecia la lluvia y se aproximan los huracanes no saben, si al regreso, todavía encontrarán su casa en pie.

con información de Martí Noticias

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985