Adán Valdovines/Noroeste Foto © Adán Valdovines/Noroeste

Vistazo a los números de Granma

Este artículo es de hace 3 años

Cayó el telón, y con él se acabaron los sueños de Cuba en la Serie del Caribe 2017. Se jugó bien, mejor inclusive que hace dos años cuando los Vegueros de Pinar del Río se coronaron con tantas penas como glorias, pero los campeonatos -como siempre nos recuerda Perogrullo- se ganan, no se merecen.

Vamos a repasar los números de Granma, donde resulta descollante el desempeño del staff de lanzadores.

Los pitchers nacionales trabajaron para un formidable 1.67, apenas aventajados por el 1.64 de sus homólogos de México. Nadie dio más lechadas que los nuestros (2), y de cinco aperturas realizadas, únicamente la de Freddy Asiel Álvarez ante Venezuela no alcanzó la categoría de “sólida”. Otro detalle llamativo: fueron los únicos que no soportaron jonrones.

En el plano individual, Lázaro Blanco se afianzó a la cabeza de la rotación (11 ponches en 13.1 innings con una carrera permitida), mientras los dos Vladimir, Baños y García, resultaron eficaces escuderos.

Baños estuvo a un out de tirar toda la ruta frente a México en la clasificatoria, en memorable faena a ritmo de cinco ponches y cero anotaciones. García se redimió de pálidas actuaciones anteriores con soberbia salida versus Puerto Rico.

En los relevos, otra vez, las palmas para Liván Moinelo. El zurdo se encaramó en tres ocasiones en el box, hasta sumar 5.2 innings en blanco con un quinteto de estrucados.

El bateo fue otra historia, pues produjo solamente 3,4 carreras por encuentro, con discreto average de .251. Su slugging anduvo en el promedio, y tampoco saltaron las alarmas con el número de ponches. Pero la disciplina y selectividad en home siguieron siendo paupérrimas, como lo confirma su OBP de .284, el peor de la cita.

Sin embargo, hay que apuntar que Carlos Benítez y William Saavedra aportaron noticias alentadoras de cara al Clásico Mundial, cuya nómina debe anunciarse hoy.

El camarero granmense consiguió el promedio más alto de la escuadra (.438) y también el mayor número de empujadas (5), al tiempo que el inicialista pinareño descargó par de jonrones, ancló en .316 y remolcó cuatro carreras.

Alrededor de veinte de los hombres que estuvieron ahora en Culiacán, repetirán presencia en el roster del Clásico. Esperemos que entonces vuelvan a sonar con dignidad las trompetas del béisbol nacional.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985