startribune.com Foto © startribune.com

¿Qué nos dejó el Super Bowl 2017?

Este artículo es de hace 3 años

Además de un alto nivel competitivo y una remontada nunca antes vista en duelos del Super Bowl, nos dejó el show más caro en la historia de estos eventos, un espectáculo casi que incomparable, a una Lady Gaga que se lució ante las más de 72 mil almas presentes en el NRG Stadium de Houston y mucho dinero para organizadores y patrocinadores.

Las cifras indican que alrededor de 120 millones de personas se mantuvieron firmes frente al televisor y disfrutaron de la remontada de los Patriots de Nueva Inglaterra sobre los Falcons de Atlanta en tiempo extra.

En una final de altura, una de las cuatro grandes del deporte norteamericano (junto con el baloncesto, el béisbol y el hockey sobre hielo), el mariscal Tom Brady comandó la mayor reacción en la historia de un partido de Super Bowl. Los Patriots, favoritos del público y de los especialistas, no se amilanaron luego de tener desventaja de 21 puntos y su triunfo por 34-28 ya es digno para un guion que se produzca en Hollywood.

Este espectáculo deportivo, además, es un compendio de datos curiosos. En el Estadio NRG -instalación que le costó a Texas aproximadamente 80 millones de dólares- poco más de 11 mil conos de papas fritas, unas 8 mil 500 alitas de pollo y más de 50 mil súper panchos. Asimismo, entre los presentes en la plaza deportiva y los televidentes, se consumieron 35 mil toneladas de guacamole y se bebieron cerca mil 200 millones de litros de cerveza, un acompañante ideal para este tipo de fiestas.

Un día después del Super Bowl, como es habitual, cerca de dos millones de personas se reportaron supuestamente enfermas y faltaron a sus trabajos.

El seguimiento que alcanza este suceso hace que las cadenas televisivas emprendan una lucha a brazo partido por obtener los derechos de transmisión. En la edición 2017, el privilegio quedó repartido entre FOX, NBC y CBS. Sin embargo, uno de los datos más llamativos es que 30 segundos de publicidad se cotizaron en cinco millones de dólares.

Por su parte, las entradas costaron un 72% más que los boletos para la última final de la Liga de Campeones de Europa, disputada en Milán, Italia, entre el Real y el Atlético de Madrid. En Texas, los puestos más caros rondaron nada menos que los 14 mil dólares.

La edición 51 del Super Bowl también nos regaló la actuación de la neoyorquina Lady Gaga. Su sola presencia nos dejó razones suficientes para no abandonar las butacas en el medio tiempo, cuando el encuentro estaba de un solo lado.

La presentación de la artista comenzó con una intro de "God Bless America" desde lo alto de un escenario diseñado especialmente para su show. Terminado el acto, Gaga desapareció y retornó al escenario ya junto a su equipo de baile. Acto seguido interpretó varios de sus éxitos como "Born this Way", "Telephone" o "Bad Romance". La euforia, entre los juegos de luces y el ritmo delirante, alcanzó niveles insospechados.

Pero Gaga no cobró un centavo. La NFL no paga a los artistas, aunque sí cubre los gastos de logística y producción. Pero, ¿cuántas veces en la vida un cantante puede ser visto por decenas de millones de seguidores en una misma actuación en vivo? La respuesta es nunca, en la mayoría de los casos.

Todo esto pasó en apenas unas horas. Al final, los Patriots ganaron el trofeo tras un final taquicárdico. Y el mundo, en este momento, ya recupero su ritmo, un tanto menos agitado. No obstante, el 4 de febrero de 2018 de seguro volverá a descontrolarse. Será día de otro Super Bowl.

 

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985