Pase de visita Foto © sld.cu

Imprescindible la formación de especialistas para fortalecer el sistema de salud

Este artículo es de hace 3 años

Para lograr el buen funcionamiento del sistema de salud en Cuba no solo se puede confiar en los principios humanistas en los que se sustenta el sistema, sino que hay otros elementos que son los que garantizan la estabilidad y calidad de los servicios. Uno de ellos, y de gran importancia, es la disponibilidad de especialistas bien preparados en las diferentes ramas médicas.

Fenómenos como la migración, el envejecimiento, los programas de 'parole', las bajas por motivos personales, la decisión de que primero se realizara la especialidad de Medicina General Integral y luego una segunda especialidad y el cumplimiento de contratos en otras naciones, han producido una disminución de personal médico especializado para enfrentar las ciencias particulares.

Enfrentados a este problema el MINSAP ha creado algunas estrategias que darán respuesta paulatina a las necesidades existentes.

El plan de formación de especialistas está dirigido a los Médicos Generales Integrales y a los estomatólogos con igual categoría. Luego, los egresados ubicados en zonas de difícil acceso que no han podido especializarse y los diplomantes que regresan de una misión internacionalista.

Las plazas que no se cubren se les otorgan excepcionalmente a estudiantes de quinto año de Estomatología y sexto de Medicina, por la denominada vía directa.

Desde hace dos años se ha retomado el internado vertical, sus integrantes son alumnos ayudantes con un índice académico elevado. La verticalización se refiere a que en el último año de la carrera los estudiantes se vinculan a una especialidad. Por ello, una vez graduado, ese joven tiene la posibilidad de avanzar en su especialidad y concluirla en menor tiempo, sin que ello afecte la calidad de su formación. Esta variante es una oportunidad muy buena para aquellos que ya están decididos a hacer una especialidad.

Los residentes tienen un sistema de formación que se establece desde que llegan al servicio, sobre todo los que hicieron su internado vertical en la especialidad. Ellos se integran a grupos básicos de trabajo y el profesor jefe de ese grupo es quien los atiende de forma directa, pero además existen profesores que los apadrinan por año y se les organiza un sistema de trabajo donde existen varios escenarios docentes como el salón, los pases de visita, las guardias médicas, las consultas externas y otras, lugares en los que actúan y son evaludados constantemente.

Resulta de gran importancia también la asistencia, la puntualidad, la responsabilidad ante el trabajo, porque esos valores forman parte de su formación.

Los residentes deben cumplir con exámenes modulares, seminarios, talleres, pases de año y rigurosos ejercicios de terminación de la especialidad.

En estos nuevos tiempos hay mayores retos, pero para mantener la solidez y calidad del sistema de salud, el sistema de formación de los nuevos especialistas debe cumplir con los requerimientos en habilidades y conocimientos para asegurar un dominio de las nuevas técnicas y del desarrollo de la medicina en el siglo XXI.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985