|


El 14 de febrero, además de ser el Día de San Valentín, el mundo celebra en esta fecha el Día Internacional de las Cardiopatías Congénitas.

Las cardiopatías congénitas son aún un tema en el que existe un gran desconocimiento y es por ello que se hace necesario que exista un día como el 14 de febrero, para hacer visible la situación de miles de familias en el mundo, que se enfrentan a la situación de tener un hijo con un defecto cardíaco congénito. El tratamiento de estos niños es riesgoso, prolongado y costoso tanto para la familia como para la sociedad.

En Cuba existe una red de Cardiología Pediátrica que tiene como centro de referencia nacional el Cardiocentro "William Soler".

Las malformaciones congénitas son una de las causas que con mayor frecuencia llevan a la mortalidad infantil, aproximadamente el 2 % de los recién nacidos presentan una malformación congénita mayor, la incidencia llega a un 5 % cuando se incluyen las que se detectan después del nacimiento, cardíacas, renales y digestivas.

La mayoría de las lesiones cardíacas congénitas se toleran durante la vida fetal, solo se pone de manifiesto el impacto de un trastorno anatómico y hemodinámico después del nacimiento.

El proceso por el que se forman las estructuras cardíacas en el feto es complejo. El mismo comienza alrededor de la tercera semana de ;embarazo y termina luego del nacimiento. Desde los 14 días de la concepción comienza el período más peligroso para que se produzca una malformación, y se puede extender hasta los 60 días.

En la mayoría de las malformaciones congénitas cardiacas hay factores genético-ambientales, o sea, multifactoriales, y en otros hay una herencia por afección de un gen específico o una anomalía cromosómica.

Las cardiopatías congénitas pueden ser aisladas o asociadas con otras malformaciones extracardiacas. Los defectos congénitos cardiacos, se pueden clasificar en defectos de posición o defectos estructurales.

Las cardiopatías más frecuentes son la comunicación interventricular (CIV), la comunicación interauricular (CIA) y el ductus arterioso persistente (PCA). También se encuentran las cardiopatías congénitas cianóticas, y la más frecuente es la tetralogía de Fallot (TF).

Algunas cardiopatías se manifiestan poco después de nacer, relacionadas a menudo con el paso de la circulación fetal a la postnatal. Otras, sin embargo, no se manifiestan hasta la edad adulta.

El diagnóstico precoz de estas enfermedades del corazón es importante. Defectos mayores pueden pasar inadvertidos y manifestarse clínicamente de forma tardía. El método más efectivo es la ecocardiografía. El pronóstico de las formas críticas mejora, si su diagnóstico es efectuado durante el periodo antenatal.

Las malformaciones cardíacas son comunes (8/1 000 embarazadas), y por lo tanto, la evaluación del corazón fetal es muy importante, en el ultrasonido obstétrico de rutina de toda mujer embarazada.

En Cuba, donde se prioriza el tratamiento médico especializado a la mujer embarazada se realiza un ultrasonido a todas las gestantes entre las 18 y 26 semanas donde se pesquisan malformaciones en general y entre estas se precisan las cardíacas. En la realización de este proceder se ha logrado un alto prestigio en el diagnóstico prenatal de las cardiopatías congénitas complejas con más del 70 % de efectividad en las prescripciones; esto ha permitido una disminución sustancial de la mortalidad infantil pues se ha creado un programa que se basa en el trabajo mancomunado de la Red Cardiopediátrica, la Red Nacional de Genética Nacional y la Dirección Materno Infantil del Ministerio de Salud Pública.



Average: 1 (1 voto)



CiberCuba no modera los comentarios, utilizamos herramienta de Facebook que permite a cualquier usuario denunciar con facilidad comentarios ofensivos, violentos, etc. Esperamos que nuestros usuarios sean activos moderadores de los comentarios utilizando esta sencilla herramienta.


Te puede interesar