Cuba en el Clásico: Radiografía de la novena titular

Este artículo es de hace 3 años

A menos que la situación cambie durante la gira preparatoria por Asia debido a lesiones, bajo rendimiento o esa cosa que denominan deserción, la novena titular del team Cuba ya está en la cabeza de Carlos Martí.

Por lo menos en eso, este manager se aparta de la línea habitual de nuestros managers, tan propensos a la paranoia del secretismo cuando se les pregunta por sus estrategias. Martí las ha revelado una y otra vez. Chapeau!

Dice que Frank Camilo Morejón debiera abrir detrás del plato, a no ser que Yosvani Alarcón se muestre arrollador con el madero durante los topes. Y que William Saavedra, Carlos Benítez y Alexander Ayala repetirían sus puestos de la Serie del Caribe, ahora con la adición de Yurisbel Gracial en la antesala.

Dice, también, que Roel Santos y Alfredo Despaigne estarían en el jardín central e izquierdo, respectivamente, mientras que del right field se ocuparía Víctor Víctor Mesa, con Frederich Cepeda en plan de designado.

Me gusta el equipo. Para no ser absoluto, es casi lo mejor que podemos armar en estos tiempos, porque hay mucho talento del que no disponemos por razones relacionadas con la testarudez política (de los dos bandos). Tiene una mayoría de jugadores experimentados. Goza de algún poder. No le falta velocidad, ese elemento decisivo.

Ojo: esto no es República Dominicana o Estados Unidos. Ni siquiera Venezuela o Puerto Rico. Es un conjunto armado con lo que se puede, sin varios ‘desforrapelotas’ del tipo Pito Abreu o Yoenis Céspedes. Pero no me parece, por más que lo reviso, un mal equipo.

La medular de la tanda luce respetable. Despaigne se ha granjeado respeto y cotización en la exigente liga japonesa. Saavedra es, por derecho ganado a sangre y fuego, el bateador del clutch que reclamaba Cuba. Y Cepeda… ¿qué le voy a decir de San Cepeda? Viene de una lesión severa, pero no dudo yo que, si alcanza el ochenta por ciento de sus capacidades, pueda tirar del carro nacional.

Otro elemento favorable: hay corredores buenos y que saben robar bases. Gracial, Mesa y Santos, ordenados en fila del octavo al primer turno, podrían generar tensión en los montículos cada vez que entren en bases. Este año, el global de ese trío fue de 70 almohadillas estafadas en apenas 91 intentos, para el 77 por ciento de efectividad.

Por supuesto, siempre gravitan dudas. Es notorio que no poseemos una línea central para envidiar. Y que el segundo bate, sea cual fuere, no será el jugador que dicta el canon (buen tocador, veloz, capaz de conectar hacia el derecho...). Pero esos handicaps no bastan para tachar de deficiente a un grupo isleño que, repito, es casi lo mejor que podemos armar en estos tiempos.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985