| | 191


Un matrimonio guantanemero enfrenta a las leyes cubanas en lo que considera su derecho: una enseñanza para sus hijos en casa, que no sea de carácter "ateo".

La asociación norteamericana “Home School Legal Defense Association” (HSLDA) ha difundido por diversas vías el caso del pastor cubano Ramón Rigal y de su esposa ―cubanos residentes en la provincia de Guantánamo― que se encuentran a la espera de juicio en la Isla, por no enviar a sus hijos a la escuela.

Varias autoridades policiales, legales y de educación les advirtieron que era ilegal que los niños no asistieran a la escuela. Sin embargo, esta familia argumenta que no quiere una educación “atea” para sus hijos.

Ahora la citada organización ―que se dedica a ofrecer servicios legales a familias con hijos que estudian en casa―reclama al Gobierno de la Isla que respete el derecho de esos padres de elegir el tipo de educación que quiere para sus hijos, algo que en la Isla se circunscribe a la enseñanza estatal y laica, en la que no están interesados, por no sentirse representados en ella

HSLDA ha iniciado una campaña de recogida de firmas en la plataforma citizengo.org con el fin de enviarlas a la embajada cubana en Washington, y reclamar el fin de lo que consideran una “violación del derecho de las familias cubanas a practicar la educación en el hogar”.

Mike Donnelly, quien es directivo de HSLDA, ha lamentado lo que está ocurriendo y ha llegado a escribir una carta al Ministerio de Educación de Cuba, pero no ha recibido respuesta, según asegura Martí Noticias.

Estas imágenes muestran una breve declaración de Ramón Rigal en que manifiesta estar detenido y los motivos.

Y concluye: “Estamos esperando que Dios nos ayude, así que sigan rezando por nosotros”.

La citada publicación asegura que la pareja permaneció bajo arresto los días 21 y 22 de febrero.

Rigal ha denunciado que los están tratando como delincuentes:

“Están haciendo averiguaciones entre nuestros vecinos como si fuéramos criminales y creando una mala imagen de mí mientras van por los hogares haciendo preguntas sobre nosotros”.

En alusión al artículo 26.3 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, el pastor ha recordado que: “Todos los padres tienen derecho a dar a sus hijos la educación que elijan”.

Sabido es que Cuba defiende ante el mundo la Educación como uno de los logros más importantes de la Revolución Cubana: la enseñanza gratuita como uno de los pilares de la sociedad, aunque son crecientes las voces que destacan la progresiva degradación de la educación en Cuba.

El Estado controla completamente el sistema educativo, y sólo ha venido creciendo la cifra de guarderías privadas para edades muy tempranas (que figura como licencia cuentapropista), pero en ningún caso se admite la educación privada ni en casa, en cualquier nivel de enseñanza.

Un ejemplo mencionado por la citada publicación es que la Iglesia Católica en Cuba ha intentado, durante décadas, abrir escuelas enfocadas en una enseñanza religiosa, pero el Gobierno cubano no ha creado una apertura en ese sentido.

Mientras Ramón Rigal esgrime un artículo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, las autoridades cubanas lo alertan del carácter penal de un delito que puede ser sancionable, para quien “conduce a un menor a abandonar su hogar, a ausentarse de la escuela, a rechazar el trabajo educativo inherente al sistema nacional de educación”.

La polémica está servida.




CiberCuba no modera los comentarios, utilizamos herramienta de Facebook que permite a cualquier usuario denunciar con facilidad comentarios ofensivos, violentos, etc. Esperamos que nuestros usuarios sean activos moderadores de los comentarios utilizando esta sencilla herramienta.


Te puede interesar