Miami despide al enorme Ángel Espinosa

Fue un grande, y Miami lo despidió como tal.

Youtube
Angel Espinosa el gran campeón Foto © Youtube

Este artículo es de hace 4 años

Una bandera cubana tejida con flores acompañó su cuerpo durante horas en el Florida Funeral Home. Aunque se había establecido fuera del país desde hacía más de una década, Ángel Espinosa nunca olvidó ni a su tierra ni a su pueblo, que lo siguió en cada combate y agolpó millones de sillas en cada una de sus presentaciones y lo mimó y abrazó tras cada victoria.

Este lunes, en un ambiente triste, difícil, las personas más cercanas de Espinosa en Miami también estuvieron a su lado. Su viuda Albina Madariaga Campos y su amigo Juan Rodríguez encabezaron el velorio del campeón mundial cubano de boxeo.  

Decenas de amigos, conocidos y fanáticos despidieron a uno de los mejores pugilistas de la Isla de siempre, quien, aunque lejos de su terruño, recibió un cariño merecido e incontables muestras de respetos.  En este momento, Madariaga está realizando gestiones para llevarse el cuerpo a Cuba y enterrarlo en Holguín.

A los 50 años de vida, Espinosa fue encontrado muerto el pasado miércoles en el Hialeah School of Boxing, donde impartía sus conocimientos a niños y jóvenes.

En el momento del deceso, el laureado pugilista padecía de una fuerte migraña, presión alta y de un grado de ceguera que requería operación, además de un fuerte cuadro de asma, al punto de que al encontrarlo muerto una máscara de aerosol le cubría el rostro.

Tras siete años en México, el oriental se estableció en Miami en el 2010 y ocupaba espacio como instructor de las nuevas generaciones, con la ayuda de viejos amigos que lo admiraron en sus días de gloria sobre los cuadriláteros.

Su palmarés recoge un título mundial en Reno 1986 y otro panamericano en Indianápolis 1987; seis títulos nacionales en tres divisiones -71, 75 y 81 kilogramos-;  y decenas de medallas de oro en disímiles eventos internacionales.

Jamás perdió en los cuatro topes bilaterales de boxeo Cuba-Estados Unidos en los que participó. Era el principal favorito de su categoría para los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984 y Seúl 1988, pero la Isla no participó en estas citas bajo los cinco aros por cuestiones de solidaridad socialista.

Cuando tuvo su oportunidad en Barcelona 1992, ya no era el mismo boxeador, luego de varios problemas personales. No obstante, nadie duda que Espinosa sea uno de los mejores boxeadores que ha tenido Cuba. Un fajador dueño de todas las distancias, con puños de hierro y corazón de gigante.

Con información de El Nuevo Herald

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba