| | 4


Si Usted no las conoce, lea el siguiente trabajo.

Errores arbitrales, tan viejos como el mismo fútbol, se suceden una y otra vez en certámenes del más alto nivel. Muchas veces pasan inadvertidos pero, en ocasiones, condicionan resultados e inciden directamente en el desenlace de competiciones de altura como la Champions y la propia Copa del Mundo.

Desde el gol fantasma de los ingleses en la final del mundial del 66, pasando por la mano de Dios de Maradona en México 86, los escándalos de Corea-Japón 2002 y llegando al gol en offside de Cristiano Ronaldo ante el Bayern, son numerosos los pasajes que dejan en entredicho la labor de los árbitros.

La FIFA, entidad rectora del más universal, apuesta por humanizar el juego, preponderando la faena de los colegiados en detrimento de la tecnología; sin embargo, varios de los fallos de los últimos tiempos terminarán por inclinar la balanza en favor del video arbitraje, cuyo uso extensivo en las ligas y campeonatos más importantes parece cuestión de tiempo.

Entonces, como las pifias arbitrales están a la orden del día, repasamos cinco de las decisiones más controvertidas y recordadas en fútbol de primer nivel en lo que va de siglo.

05 Barcelona – PSG (UEFA Champions League 2016-2017).

No por reciente el último Barça-PSG deja de figurar en la lista de escándalos arbitrales más sonados de los últimos tiempos. La histórica remontada del club catalán, valerosa por donde se le mire, también contó con la indudable colaboración de los árbitros. Los silbantes decretaron dos rigurosas penas máximas en favor del club catalán, dejaron de pitar una en favor de los franceses por claras manos de Mascherano en el área y, además, agregaron tres minutos de juego a una primera parte sin demasiadas detenciones. La actuación arbitral terminó condicionando el choque y ha vuelto poner sobre la mesa la necesidad del uso del video arbitraje, que ya tuvo su prueba piloto en el último Mundial de Clubes.

04 Francia – Irlanda (Clasificación de la UEFA a Sudáfrica 2010).

Francia e Irlanda jugaban en el Stade de France el partido de vuelta de una de las repescas europeas al mundial de Sudáfrica. Los franceses habían ganado 1-0 el choque de ida en Dublín y los irlandeses devolvieron el golpe en los 90 minutos reglamentarios disputados en Saint-Dennis. Así, la eliminatoria fue a la prórroga y llegó un grosero error arbitral en favor del local. Thierry Henry recibió un balón pegado a la línea final del área rival, se deshizo de un defensor, se auxilió con la mano para evitar que botara y terminó entregándole a William Galas el gol que le dio la clasificación a Francia al mundial africano. Se quedaron ciegos el principal sueco Martin Hansson y el referee de banda. Posteriormente, el propio Henry pidió disculpas por engañar al colegiado. Sin embargo, hubo justicia divina y, al año siguiente, Francia no pasó de la primera ronda en Sudáfrica.

03. Chelsea – Barcelona (UEFA Champions League 2009-2010).

Memorable Chelsea-Barça jugado en Stanford Bridge y recordado por varias cosas. Primero, por aquel zapatazo de Andrés Iniesta que terminó dándole al Barça el pase a la final de Roma; y también por la pésima faena arbitral del colegiado noruego Tom Henning, que en la agonía del encuentro se comió dos manos en el área de Samuel Eto´o y Gerard Piqué tras disparos consecutivos de Michael Ballack y Frank Lampard. Finalizado el choque, los jugadores del Chelsea, con Ballack al frente, fueron por la cabeza del referee, acusándole de haber favorecido premeditadamente al club catalán. Henning continuó pitando un año más, pero, a raíz del escándalo la FIFA decidió no incluirlo en la lista de árbitros para el Mundial de Sudáfrica. Ahí terminó su carrera.

02. España – Corea del Sur (Corea-Japón 2002).

En un mundial marcado por los clamorosos fallos arbitrales en favor de los anfitriones, todavía se recuerda el polémico desenlace del cruce de cuartos de final entre España-Corea del Sur. Los ibéricos cayeron en tanda de penales, pero antes, habían hecho méritos suficientes para ganar el partido. Primero, el árbitro principal, el egipcio Gamal al Ghandour, anuló un gol a Rubén Barajas por una supuesta falta antes de disparar. Luego, en la prórroga, Fernando Morientes marcó el que debió ser el gol de oro, mandando a la red un centro de Joaquín. La imagen del linier Ali Tomusange levantando la bandera para anular la jugada cuando el balón centrado por el extremo español nunca llegó a la línea final le dio la vuelta al mundo y encendió el escándalo sobre la actuación arbitral en la justa mundialista, que ya había dejado otro pasaje controvertido en el Corea-Italia de octavos. La decisión condicionó el resultado y mandó a casa a una España de gran actuación a lo largo de todo el torneo.

01 Alemania – Inglaterra (Sudáfrica 2010).

No existe, en la historia reciente del fútbol, fallo arbitral más burdo y trascendente que aquel gol anulado a Frank Lampard en el mundial de Sudáfrica. Alemania derrotaba 2-1 a Inglaterra en uno de los cruces de octavos de final y los ingleses, justo antes del descanso, buscaban desesperadamente el empate. Lampard remató al arco desde la frontal del área y el balón no solo superó la línea de gol, sino que lo hizo por más de un metro. Sin embargo, Manuel Neuer tomó el bote y sacó la esférica al momento, despistando al árbitro principal, el uruguayo Jorge Larrionda, y al linier de turno. La pifia no solo condicionó el partido, que finalizó 4-1 en favor de los alemanes, sino que también fue el resorte que activó el uso de la tecnología en la línea de gol y la utilización de un árbitro en cada portería.

foto: Jorge Larrionda, el peor árbitro del mundo en el Siglo XXI




CiberCuba no modera los comentarios, utilizamos herramienta de Facebook que permite a cualquier usuario denunciar con facilidad comentarios ofensivos, violentos, etc. Esperamos que nuestros usuarios sean activos moderadores de los comentarios utilizando esta sencilla herramienta.


Te puede interesar