| | 1


 

El New York Times hace algunos meses publicó un trabajo sobre la "Epidemia de soledad" en el que se realizaba un análisis de los indeseables efectos que sobre la salud puede ocasionar la soledad.
No es lo mismo la soledad, ligada a la percepción propia, que el aislamiento, referido a la medición objetiva de relaciones e interacciones, aunque ambas condiciones pueden coexistir.

Está comprobado que es en el tallo cerebral donde se generan los sentimientos de soledad. Estudios recientes han demostrado que la mortalidad temprana se incrementa un 26 % en personas que experimentan soledad, un 29 % en personas con aislamiento social y un 32 % en quienes viven solos.

De acuerdo a estas cifras la soledad es un riesgo mayor que el que acarrea produce la obesidad. La enfermedad cardíaca y el riesgo coronario, asociados a la soledad y al aislamiento social, son
factores que al unirse crean peligrosas correspondencias.

Hay una clara conexión entre la soledad y la utilización de servicios médicos. Se ha comprobado que, en adultos mayores, la soledad crónica aumenta tanto la enfermedad como el empleo del sistema de salud. Son muchos los pacientes que concurren al consultorio porque se sienten solos más que por necesidades de salud.

Este es un tema bien complejo y que se debe abordar con urgencia ya que con el incremento de la esperanza de vida y los bajos índices de natalidad el mundo ya se enfrenta a la necesidad de dar respuestas efectivas y afectivas al envejecimiento poblacional. ¿Qué se puede hacer para prevenir esta nueva epidemia? Lo primero es que los médicos conozcan más sobre la soledad para que integren los factores sociales a las evaluaciones clínicas y se incorpore el concepto de que el hombre es un ser biopsicosocial.

Hay algunos proyectos que se están realizando en el mundo a manera de ensayo: la "Línea de la Amistad" en San Francisco, el proyecto Oprah que tiene el apoyo de destacadas figuras a la campaña que hacía un llamado "Simplemente para saludar", junto con "La Línea de Plata" que ofrece atención telefónica las 24 horas para los mayores, todos los días del año, a través de una red de más de 3000 voluntarios, en el Reino Unido. En Londres, se ofrecen también 400 actividades diferentes (costura, debates, ejercicio, clases de computación, etc.) además de promover visitas a los domicilios de los mayores para incentivarlos a salir y a participar.

Se han hecho campañas bajo el lema "la soledad tiene que ser un asunto de todos". Si pudiéramos dedicarles un poco de tiempo, un rato de compañía, un abrazo o simplemente una llamada, a alguien que vive solo descubriríamos el bien que podemos hacer.

En Argentina bajo el programa "La experiencia cuenta" el Ministerio de Desarrollo Social promueve el intercambio de conocimiento y experiencias entre jóvenes y adultos mayores.

Cada lugar pudiera tener su propia experiencia, en Cuba se comparten vivencias entre los ancianos de la comunidad en los “Círculos de Abuelos”. Por medio de esta iniciativa, los adultos mayores de las comunidades se reúnen cada mañana en plazas, parques o centros para socializar y realizar una jornada de ejercicios físicos, practican tai chi, hacen excursiones a centros históricos y recreativos.



Sin votos (todavía)



CiberCuba no modera los comentarios, utilizamos herramienta de Facebook que permite a cualquier usuario denunciar con facilidad comentarios ofensivos, violentos, etc. Esperamos que nuestros usuarios sean activos moderadores de los comentarios utilizando esta sencilla herramienta.


Te puede interesar