Aldo Tarife: “Alexander siempre ha sido un Guerrero del béisbol”

Detrás de cada gran deportista hay miles de entrenadores y formadores como Aldo Tarife, sin cuya labor hubiesen sido imposible tantos éxitos.

Aldo Tarife Entrenador y Formador de Alexander Guerrero Foto © Search Creative Commons

Este artículo es de hace 4 años

Alejado hace un tiempo de los trajines de la pelota cubana, pero con la ilusión de poder regresar algún día a los diamantes, Aldo Tarife revela alguno de los secretos de su vida como entrenador de béisbol, al tiempo que reconoce a Alexander Guerrero como su mayor descubrimiento.

Aldo trabajó más de 20 años directamente con la pelota en Las Tunas y pasó por diversos cargos, desde jefe técnico hasta entrenador de bateo de la temible tanda ofensiva conocida en su día como Los Leñadores.

Sin embargo, nada le da mayor satisfacción en esta vida que ver a Alex Guerrero resurgir como pelotero en la Liga Japonesa de Béisbol Profesional (NBP) con los Dragones de Chunichi; ni siquiera su exitoso paso como mánager del FC Barcelona de Béisbol.

Alexander llegó a la MLB de la mano del mejor agente del béisbol profesional Scott Boras, pero su historia sería distinta si Aldo Tarife no hubiera enderezado el rumbo de Guerrero.

“Alex tenía 15 años y estaba fuera del sistema del béisbol tunero, yo era el jefe técnico en la provincia y el próximo año iba a dirigir el equipo juvenil, me impresionó la potencia con que le pegaba a la bola, aunque con muchas deficiencias técnicas. Hablé con sus padres y lo matriculamos en la ESPA en el curso 2002-2003.

“Los años de experiencia me permitieron ver su talento, pero se trabajó bastante para moldearlo y convertirlo en pelotero. Fue de mucha dedicación, constancia y hasta paciencia. Al final Guerrero terminó siendo pieza clave en el título mundial juvenil de Cuba en 2004”, asegura el preparador tunero.

Después de esos años, Tarife se desvinculó del béisbol tunero y recaló en 2008 como mánager del FC Barcelona de Béisbol, una de las secciones deportivas de la entidad catalana.

El entonces presidente Joan Laporta le dio el mando completo del béisbol, desde entrenador del primer equipo hasta director general, asesorando la preparación en todas las categorías desde 2008 hasta 2011.

“Joan se sentía orgulloso de que un cubano fuera el entrenador de su Team de Béisbol…tuvo gestos conmigo que jamás olvidaré”. Añade Tarife, quién reconoció lo duro de la tarea en España: “Cuando llegué, la pelota era la sección más modesta del Club, pero con las condiciones que había se podían lograr buenos resultados. Ya 2009 y 2010 fuimos subcampeones de España y logramos clasificar para la Copa Europea de Béisbol.

“En 2011 logramos el título de Campeón de España, y paradójicamente ese año, cuando estábamos listos para dar el salto en Europa, el nuevo presidente Sandro Rosell anunció los recortes económicos del Club en los que quedaba fuera la Sección de Béisbol”.

Al regreso de España, Guerrero era ya un consagrado en Series Nacionales y a Tarife le tocó vivir de cerca los últimos tiempos de Alexander en Cuba: “Alex siempre me manifestó que haciendo el equipo Cuba él mantendría a su familia unida. En su mente nunca estuvo abandonar el país, pero su talento fue menospreciado por una u otra causa y eso lo conllevó a tomar la decisión que todos conocemos…por suerte después de que salió de Cuba pude seguir cerca de él”.

Con un contrato millonario y la posibilidad de jugar en las Grandes Ligas, Guerrero inició su aventura de Los Dodgers en 2014, un período de altibajos que tuvo su mayor logro en abril de 2015 cuando fue seleccionado Novato del Mes en la Liga Nacional. Aunque en octubre pasado debió salir por la puerta de atrás, en gran medida porque nunca tuvo el respaldo del mánager Don Mattingly.

“Desde mi punto de vista creo que Mattingly no le dio las oportunidades que Alex mereció por su rendimiento, a pesar de eso mantuvo una disciplina intachable y jamás se rindió porque es un guerrero”, analiza Tarife.

En el actual año, muchos miraron con recelo su marcha a Japón, nadie pronosticó una primera mitad de temporada tan fulgurante como la de AG42, sobrenombre por el cual ya es conocido entre los fanáticos de Nagoya. Pero Aldo Tarife se sentía seguro de que en Japón, y alejado del foco mediático de la MLB, Guerrero rendiría a su nivel: “Durante ese año 2016 se preparó y trabajó muy duro como nunca en su vida, me consta, pues participé en su puesta a punto casi todos los meses”.

De hecho, los números de Alexander Guerrero en la NPB son fabulosos. Antes del Juego de Las Estrellas, promediaba para 279 de average, con 81 hit en la misma cantidad de encuentros, además de 13 dobles, 23 cuadrangulares (líder de toda la Liga compartido con Yuki Yanagita) y 53 carreras impulsadas, quinto de la Liga Central.

El contacto entre el toletero de 30 años y Aldo Tarife es constante a pesar de la lejanía: “Nos comunicamos muy seguido, me ha dicho que se entrena muy duro y lo difícil de estar allí, otra cultura, otra forma de vida. Los viajes para jugar son en trenes ultrarrápidos, pero aun así es complicado, por suerte tiene a su familia con él…”

Así mismo, Aldo Tarife es directo cuando escucha a algunos especialistas decir que Guerrero tiene deficiencias en la defensa: “Él es un jugador que puede desempeñarse en cualquiera de las cuatro esquinas a cualquier nivel, en Japón está jugado la tercera base y el jardín izquierdo. Además, ninguna organización ficha por 28 millones a un jugador que solo batea, de eso estoy seguro”.

Guerrero tiene contrato en Japón solo por una temporada y muchos se preguntan si sería conveniente quedarse en Japón o regresar a Estados Unidos para buscar el triunfo en la MLB. Tarife prefiere dejar esa decisión en sus manos: “Lo que sea mejor para él, seguro que jugará donde considere que es mejor en cuanto a contrato y proyección deportiva, de eso se encarga él y su representante Boras, yo solo lo puedo aconsejar”.

Por último, Aldo recuerda con satisfacción la primera vez que fue a visitar a Alexander después de salir de Cuba: “Estaba preparándose en Dominicana antes de firmar con Los Dodgers, fui a verlo y el entrenador que lo preparaba allí, Javier Rodríguez, me recibió en el aeropuerto. Cuando nos vimos, Javier me comentó lo que Guerrero le dijo, que gracias a mí hoy era pelotero y que yo fui quien le enseñó a batear”.

Por: Raynol Paz Carmenate.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.