Foto © Chicago Tribune

Continúa la remoción de estatuas confederadas en Estados Unidos pese a las quejas de Trump

Este artículo es de hace 3 años

WASHINGTON, 18 ago (Reuters) - Este viernes, las autoridades del estado de Maryland retiraron la estatua de un juez del siglo XIX que redactó un fallo a favor de la esclavitud, como parte de las medidas que varias ciudades han tomado contra símbolos de carga racial luego de las protestas en Virginia.

Un equipo con grúas removió la estatua del juez Roger Taney en Annapolis, la capital de Maryland, que estaba fuera de la asamblea estatal, según reportes de prensa y publicaciones en redes sociales.

Quienes se oponen a los monumentos confederados, el bando que defendió la esclavitud en la guerra civil del siglo XIX, los consideran un símbolo del racismo, mientras que quienes los defienden argumentan que recuerdan la historia del país. Algunos de ellos son puntos de encuentro de nacionalistas blancos.

Trump condenó el jueves la eliminación de los monumentos confederados, provocando reproches de sus propios compañeros republicanos en una controversia que ha inflamado las tensiones raciales en todo el país.

Los esfuerzos para eliminar muchas de las estatuas en Estados Unidos han aumentado desde la violenta manifestación nacionalista en Charlottesville, que fue convocada para protestar por los planes para remover un monumento confederado.

Hay más de 1.500 símbolos confederados en lugares públicos de Estados Unidos, 700 de ellos monumentos o estatuas, según el Centro Legal para la Pobreza Sureña, que monitoriza a grupos extremistas. Más de media docena de ellos han sido removidos desde el sábado.

En la que se ha convertido en la principal crisis para la actual presidencia, Trump ha sido blanco de fuertes críticas -incluso de los republicanos- por culpar de la violencia en Charlottesville no sólo a los nacionalistas blancos que organizaron la manifestación, sino también a los activistas contra el racismo que se les opusieron.

Reporte de Brendan O'Brien en Milwaukee, Gina Cherelus en Nueva York y Susan Heavey en Washington D.C.; Editado en español por Javier López de Lérida.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.