Beisbol vs Futbol Foto © Beisbol-vs-futbol.blogspot.com

Las culpas de Alguien

Este artículo es de hace 3 años

De fútbol, mi amigo R sabe poco más que decir “hala Madrid” con entusiasmo sobreactuado. Hace solo unos años se llenaba la boca diciendo que sus deportes eran el béisbol, el fútbol americano y el baloncesto de la NBA, pero de un tiempo a esta parte, de tanto ver pasar el tren del fútbol lleno de fanáticos, decidió subirse a él. Por estar a la moda, digo yo.

La reconversión deportiva del país -un hecho irrebatible- ha transitado muy diversos caminos. Algunos se afiliaron por llevarle la contraria a una amistad, otros por no lucir desinformados, otros –quién sabe si los más- porque verdaderamente se aficionaron al único mundo donde los goles son amores…, lo cierto es que casi todos los cubanos hablan actualmente el lenguaje del fútbol. Con los lógicos errores sintácticos y gramaticales de quienes acaba de aprender un idioma, pero lo hablan.

Recuerdo que no bien me gradué de periodismo a mediados de los años noventa, comencé a publicar en las páginas de Juventud Rebelde los reportes del fútbol internacional y no pocos lectores (y no pocos colegas) me censuraron aquella iniciativa. “Eso no va a pegar, pierdes tu tiempo –me advertían. Este es un país de peloteros”.

Porque acá siempre se habló en clave beisbolera. La heredamos del siglo XIX y después la cultivamos con un fervor cercano al vicio. Durante décadas y décadas, el país fue feliz con las blancas pelotas de costuras corriendo por sus venas, y la gente iba al estadio a olvidar sus problemas personales y venerar a aquellos héroes de uniforme. Cada entrada en escena del jonrón era un orgasmo.

Pero un día hubo alguien a quien se le ocurrió que se empezaran a transmitir cotidianamente los mejores campeonatos de fútbol del planeta, una idea excelente si no fuera porque ese mismo alguien (u otro alguien del mismo linaje), decidió mantener la prohibición de transmitir el mejor campeonato de béisbol del planeta. Y así fue que la mayoría de los cubanos se enamoró del Barcelona, el Bayern, el Madrid…, sin saber (u olvidando) que también existían los Yanquis, el Boston, los Gigantes…

Alguien es el culpable. Da igual si su nombre es Alguien Rojas o Alguien Taimado. Tal vez él mismo fue quien ordenó los oscuros incidentes del año 82, cuando un grupo de peloteros terminaron en la cárcel bajo una acusación (venta de juegos) que jamás se les probó. O quizás Alguien llevó la voz cantante en aquellas retiradas masivas que sacaron de los terrenos a unos cuantos personajes legendarios. Alguien, definitivamente, le ha hecho un daño tremendo a nuestro béisbol.

Atrincherado en la paranoia de los “peligros ideológicos”, Alguien sigue pensando que el profesionalismo es el demonio, ignorando que en la Serie Nacional todos los jugadores son profesionales (de salario irrisorio, pero profesionales). En su cabeza, alabar los terrenos de las Ligas Mayores es rendirse a la fastuosidad del enemigo, y ponderar a sus entrenadores significa demeritar al claustro de profesores del Fajardo. Puro y elemental complejo pueblerino.

Antes, hace unos treinta años, el fútbol llegó a ser visto como un lastre del capitalismo, como mismo pasó con el rock o ciertos modos de llevar el cabello. Hoy no es así. Hoy está bien que el cubano prefiera los goles de Messi por encima de los batazos de Cepeda, y que un Barça-Madrid sea más importante –mucho más importante- que el Santiago-Industriales. Vale todo, con tal de que el debate no se centre en los traidores de la MLB…

Con su vaso de whiskey en la mesa de noche, Alguien duerme la siesta mientras la Serie se disputa al sol del resistero. Hace un rato le preguntaron si se podía transmitir el partido en que José Dariel Abreu pegó par de jonrones, y él respondió que no. Que por supuesto, NO. Todo sea por la patria, se dijo antes de cerrar los ojos, agotado de tanto quehacer en la mañana.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Playlist de videos en CiberCuba


Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Michel Contreras

Periodista de CiberCuba, especializado en béisbol, fútbol y ajedrez.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Michel Contreras

Periodista de CiberCuba, especializado en béisbol, fútbol y ajedrez.

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.