Rafael Guilarte, profesor de Literatura, saca tiempo para hacer despedidas de duelo Foto © Granma

Un profesor cubano da discursos gratis en los entierros para despedir a los muertos

Este artículo es de hace 3 años

El profesor Rafael Guilarte ha recuperado en Sagua de Tánamo (Holguín) la tradición de las despedidas de duelo. Empezó dando un discurso en los años noventa en el funeral de un amigo y sus palabras cautivaron a los asistentes. A partir de ahí se convirtió en un reclamo para los funerales de la zona. De entonces para acá ha tomado la palabra en más de medio millar de entierros. 

Con cerca de 48.000 habitantes (47.926 en 2015), en el municipio de Sagua de Tánamo se mantienen arraigadas tradiciones como la despedida de duelo. Según publica Granma, Guadalupe Cisneros y José Manuel Cuzcó, dos figuras insignes del municipio holguinero, dejaron el listón bien alto: daban sus discursos en décimas.

Desde hace dos años, el profe Guilarte, como le conocen en Sagua de Tánamo, empezó a guardar los textos que leía en los entierros.  Los metía en una cajita de cartón, que a estas alturas está llena.

Para redactar el discurso, este educador, que lleva 30 años enseñando Literatura, se reúne con la familia del difunto, que le da algunos datos del fallecido. Luego él echa a volar la imaginación, sobre todo, cuando no conoce de nada a la persona que ha muerto porque en medio de ese momento de dolor la familia suele ser parca en palabras. Para estas situaciones se reserva citas literarias y filosóficas y termina haciendo un retrato en el que cabe todo menos una mentira. "No se puede decir nada falso del fallecido", aclara a Granma.

Él rinde honores al muerto gratis y sin exagerar. Tiene a su favor, que conoce al dedillo la historia sagüera, lo que le ayuda a establecer paralelismos o a recordar anécdotas.

Cuando los familiares del difunto le preguntan por el precio de la despedida de duelo él siempre responde lo mismo: "Nada de nada. Asumo este servicio por solidaridad humana sin importar si conozco o no al que me lo pide", dice.

Entre las despedidas más difíciles que recuerda el profe Guilarte está la que hizo a su propia madre o a dos niñas pequeñas. Una murió cuando estaba de vacaciones en La Habana  y la otra se ahogó en un río. En el discurso de esta última utilizó el poema 'La fuga del ángel', del Indio Naborí.

Su discurso más aclamado fue el que pronunció en el entierro del hijo de unos amigos suyos que se había suicidado. Cuenta que mucha gente, que no conocía al difunto, se acercó a escuchar la despedida de duelo que le iba a hacer Guilarte.

Él asegura que seguirá haciendo sus discursos para preservar la tradición en ese rinconcito holguinero.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985