Uniformes de "Players Weekend" Foto © Chicago White Sox/Twitter

Apodos al poder

Este artículo es de hace 3 años

Este viernes, Mr. 305 le sopló un jonronazo por todo el centro del terreno a El Misil en el choque Marineros versus Yanquis... Dicha así, la noticia habría dejado a la mayoría sin entender ni jota, pero le juro que es absolutamente cierta. Al menos esos eran los apodos escritos en el dorso de sus chamarretas.

¿Apodos en los uniformes? Pues sí. Hace cerca de dos meses la MLB dispuso que se celebraría el Fin de Semana de los Jugadores, quienes tendrían derecho a nombrarse como les viniera en ganas. Encaminada a atraer a un público más joven a los estadios, la iniciativa se celebró finalmente del 25 al 27 de agosto.

Hubo de todo. Unos optaron por mantener sus apellidos en la espalda, como en el caso del zurdo Ariel Miranda. Otros decidieron acortarlo, y así Troy Tulowitzki fue Tulo, Evan Longoria pasó a Longo, Clayton Kershaw se limitó a ser Kersh y Stephen Strasburg, Stras. Y los más se acogieron a sobrenombres que los han acompañado durante muchos años, como en los casos de Miguel Cabrera (Miggy), José Iglesias (Candelita), Yadier Molina (Yadi), Yunel Esobar (El Gambao), Adrián González (El Titán), Salvador Pérez (El Niño) o Yasmany Tomás (El Tanque).

No faltaron motes inesperados (en vez de Pito, José Dariel Abreu optó por Mal Tiempo), ególatras (Manny Machado/Mr. Miami), brevísimos (Xander Bogaerts/X), autocríticos (Craig Kimbrel/Dirty Craig), enigmáticos (Odrisamer Despaigne/Mili-Pino) o ingeniosos (Carlos Correa/Showrrea o Andrew Miller/Miller Time).

Otros apodos que llamaron la atención del respetable fueron el Mamba de Jonathan Schoop, la Serpiente de Jake Arrieta y el Huesos de Billy Hamilton. Dustin Pedroia se convirtió por tres días en Laser Show, David Price en Astro’s Dad, Mike Trout se hizo inscribir un Kiiiiid, y Max Scherzer se autodenominó Ojo Azul. Madison Bumgarner recurrió como siempre a sus primeras sílabas (Mad-Bum), Bryce Harper devino el Gran Niño, y Josh Donaldson se inclinó por El que Trae la Lluvia.

De los cubanos, Yoenis Céspedes persistió en ser La Potencia, Yasiel Puig estuvo encantado de llevar el Caballo Loco en los omóplatos, Raisel Iglesias se transformó en El Ciclón, Yoan Moncada fue Yoyo, Yulieski Gurriel siguió con El Yuli a cuestas, Kendrys Morales sorprendió con Mo Mo y Guillermo Heredia, con El Conde. ¿Y Adeiny Hechavarría? Al portentoso torpedero de los Rays le decían El Perro en la época que defendía los colores de Santiago, pero ahora ha crecido en tamaño y fiereza y se hace llamar La Pantera.

Definitivamente, una vez al año no hace daño, y ojalá que el Players Weekend se quede para siempre con su carga de gracia y desenfado. Así, Yonder Alonso podrá reencarnar por 72 horas en Mr. 305, y Aroldis Chapman será, solo por ese mismo tiempo, un Misil que recibe un cañonazo.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Michel Contreras

Periodista de CiberCuba, especializado en béisbol, fútbol y ajedrez.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Michel Contreras

Periodista de CiberCuba, especializado en béisbol, fútbol y ajedrez.