Mayweather vs McGregor Foto © Boxingscene

La farsa de los millones

Este artículo es de hace 3 años

La pregunta la hizo Bob Arum, uno de los tipos que han tirado del carro del boxeo en los últimos años:

“¿Pondrías dinero en una cartelera con uno de los grandes, tal vez el más grande boxeador de todos los tiempos, contra alguien que jamás ha tenido una pelea profesional? Es una locura. Es ridículo. (…) McGregor no podría vencer a un boxeador de mi gimnasio. Podría entrar, escoger a quien sea y no podría vencer a uno. ¿Cómo es que va a pelear contra Mayweather? (…)Una pelea entre Floyd y Conor McGregor es una farsa”.

Pues bien, la farsa se escenificó en Las Vegas hace poco. Las butacas de ringside se llenaron de celebrities -oh Dios, ¿por qué Charlize Theron?- y el mundo estuvo pendiente de la pelea (el montaje) entre el invicto Mayweather y el mediático McGregor, un experto en Artes Marciales Mixtas que hizo su estreno pugilístico por una bolsa equivalente a diez de las que ingresa en las jaulas sangrientas de la UFC.

Porque de eso se trataba, única y exclusivamente. De montar un tinglado que chorreara millones. Un total próximo a los 350 para Money Mayweather, y cercano a los 100 para el rubio barbudo de Irlanda.

Era un canto al absurdo. Sin poderse valer de patadas y llaves, con un par de lecciones aprendidas a última hora y, para colmo, con unos guantes grandes como almohadas, por ninguna cabeza sensata podía cruzar la idea de que McGregor iba a vencer al inasible Floyd, cuyo ajedrez del cuadrilátero puede ser tan aburrido como el de Tolia Karpov, pero también igual de autoritario.

Nada pudo esta vez contra la lógica. McGregor fue poco más que furia y ganas, y al final terminó derrotado por KO técnico en una decena de asaltos que bien podían haber sido menos si su rival lo hubiera deseado. Pero, claro, existía un guión que respetar...

Mayweather manejó como quiso los tiempos del combate. Dicen, y con razón, que dejó envalentonarse al contrincante, logró dar la ilusión de que había paridad entre las cuerdas, y después -cuando el público ya se sentía feliz con la puesta en escena- remató al agotado británico y logró su victoria 50 sin sombra de revés. Dicen, también, que aventajó el balance de 49-0 de Rocky Marciano, lo cual es solamente cierto en el terreno de las matemáticas. Dicen, incluso, que del ring se largó para su club de strippers a celebrar como le gusta, entre fajos de mujeres y legiones de billetes.

“Se puede ver el vídeo de la pelea y se comprobará que todo lo que hubo sobre el cuadrilátero fue patético. Simplemente se trató como ya habíamos adelantado de una burla millonaria, que los que debían velar por la integridad del deporte del boxeo permitieron”, escupió uno de los grandes mitos vivos del viejo arte de Fistiana, Oscar de la Hoya.

En siete mil años de práctica boxística, jamás se generó un revuelo similar en torno a una contienda tan desbalanceada. No hacía falta tener ojo clínico para percatarse de que sobre el ring del T-Mobile Arena lidiaban un maestro y un mero principiante. Flashes, flashes, y Mayweather danzaba a la espera del momento de matar. Flashes, y McGregor se declaraba inhábil en cada golpe recto y cada jab.

Según Money, este sí fue su último combate. Sin embargo, más valdría no asombrarse si mañana despertamos con la noticia de una revancha con el irlandés, o de un enfrentamiento contra el primer androide pugilista. Qué sé yo. Contra alguien o algo que reporte un montón de dinero parecido al que acaba de ganarse en Las Vegas.

A fin de cuentas, si Judas pudo traicionar a Jesús por solo treinta monedas, ¿qué no sería capaz de hacerle Floyd Mayweather al boxeo por 350 millones?

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Michel Contreras

Periodista de CiberCuba, especializado en béisbol, fútbol y ajedrez.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Michel Contreras

Periodista de CiberCuba, especializado en béisbol, fútbol y ajedrez.