Reanimación cardiopulmonar Foto © Keesler Air Force Base

Expertos creen que enseñar en las escuelas maniobras de reanimación cardiopulmonar mejoraría el pronóstico de la muerte súbita

Esta noticia es de hace 3 años

En el Congreso Europeo de Cardiología se acaba de presentar un estudio que revela que solamente el 25,3 % de las personas que han presenciado un episodio de muerte súbita ha podido realizar las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP) para ayudar a la persona afectada.

Este estudio trata sobre el conocimiento real y la actitud hacia el paro cardiaco entre la población general.

En Europa se producen 350.000 paros cardiorrespiratorios (PCR) o muertes súbitas cada año, de ellas menos de un tercio, unos 100.000, reciben maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP), y de estas solo llegan al hospital menos de 40.000 pacientes. Del hospital egresan solamente el 25 % (menos del 3 % de todos los paros cardiorespiratorios) con buen pronóstico.

En Europa se producen 350.000 paros cardiorrespiratorios (PCR) o muertes súbitas cada año

El estudio realizado, en el que participaron más de 3.000 personas, realizó una encuesta simultánea en diferentes centros de atención primaria, farmacias, centros deportivos, escuelas, centros de educación secundaria y universidades de la región Norte de Barcelona.

De los encuestados, el 84,2 % había oído hablar de la muerte súbita, pero sólo el 36,1 % identificaría la parada cardiorrespiratoria como "no responde y no respira normalmente".

El 13,8 % de los encuestados había presenciado alguna vez un paro cardiorrespiratorio y el 6,7 % había realizado maniobras de RCP (excluyendo al personal sanitario). Estos datos demuestran que la muerte súbita es un problema frecuente y si se tomaran medidas y la mayoría de la población supiese hacer maniobras de reanimación
cardiopulmonar, se podría incrementar el número de personas con buen pronóstico neurológico luego de recuperados del evento.

La desfibrilación precoz y las compresiones toráxicas de calidad aumentan la supervivencia en caso de un paro cardiorrespiratorio. Pero las compresiones deben hacerse bien: es necesario que el tórax se comprima al menos 5 centímetros de profundidad y no más de 6 cm, deben realizarse a una frecuencia entre 100 y 120 por minuto, y además hay que hacer una buena descompresión.

Por ello hay que enseñar el procedimiento de forma práctica. Pensamos que las escuelas son el lugar ideal para enseñar estas maniobras. Por eso se sugiere que la enseñanza de la RCP debe estar en los currículos escolares para que los alumnos terminen su educación sabiendo cómo se efectúa este tipo de maniobras y así puedan ayudar a las personas afectas de una muerte súbita a lo largo de su vida.

Esta noticia es de hace 3 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.