Islas del Caribe temen una temporada turística desastrosa tras el paso del huracán Irma

Este artículo es de hace 3 años

La industria del turismo en todas las islas del Caribe afrontará los efectos del huracán Irma a las puertas de la temporada alta de invierno. El huracán ha arrasado las islas de San Martin y Antilla y Barbuda y ha causado cuantiosos daños en Puerto Rico y República Dominicana. Aún está por ver cómo queda la infraestructura turística de Cuba tras este sábado de vientos huracanados.

Jack Richards, presidente del operador turístico estadounidense Pleasant Holidays, dijo que la normalización de la industria recreativa local podría tomar hasta bien avanzado el próximo año, lo que le costaría miles de millones de dólares en negocios perdidos.

La temporada más ajetreada de viajes en la región va desde mediados de diciembre hasta Semana Santa, cuando estadounidenses, canadienses y europeos escapan de la nieve y el frío hacia las cálidas y cristalinas aguas del Caribe.

"¿Se puede reparar esto a tiempo? La infraestructura para reconstruir estos países simplemente no existe", afirmó. Esto es enorme", agregó.

Pocos días después de que Irma arrasara las primeras islas, Richards dijo que hubo una disminución de las reservas en el Caribe, el segundo destino más popular de su compañía a nivel global entre los viajeros de Estados Unidos.

Para este año se esperaba que más de 26 millones de turistas internacionales visitaran el Caribe, según proyectó el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por su sigla en inglés) antes del paso de Irma.

El año pasado, los visitantes extranjeros gastaron 31.000 millones de dólares en el Caribe y se esperaba que sus desembolsos crecieran un 5,3% en 2017. El WTTC estima que el turismo aportó 56.000 millones de dólares al Producto Interno Bruto de la región en 2016.

Sólo en Barbuda, una pequeña isla rodeada de arrecifes donde viven unas 1.800 personas, las estimaciones preliminares de daños superan los 100 millones de dólares, dijo Hugh Riley, portavoz de la Organización de Turismo del Caribe (CTO). La tormenta destruyó un 95 por ciento de sus edificaciones.

Rolando Brison, director de turismo de San Martín, señaló que los bomberos lucharon por retirar la arena que la tormenta arrojó sobre las pistas del aeropuerto, lo que dejó a cerca de 3.000 turistas varados. El aeropuerto permanecía cerrado el viernes.

"El turismo es la economía", afirmó. "Es como nuestra gente come", agregó.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985