Fotos paso huracán Irma por Cuba Foto © Collage CiberCuba

Sobre las imágenes de la discordia: buenas fotos, y poco más

Este artículo es de hace 3 años

Todavía recuerdo el disgusto que llevé al enterarme que esta foto ―expresión mítica de la Guerra Civil Española― no era tan espontánea como nos la había vendido el tremendísimo Robert Capa; y ni hablar del disgusto multiplicado cuando supe, además, que muchas de las imágenes fotográficas atribuidas a él eran en realidad de su pareja, Gerda Taro (machismo incombustible, también inherente a las izquierdas).

Por ese motivo, desde entonces, la fotografía intento asumirla y entenderla más como ARTE que como DOCUMENTO, la asumo en mi caso como un acto de pura salud mental. Me rindo antes al valor artístico que al presunto valor documental de una imagen, que muchas veces ha sido magnificada (y/o corrompida) por el camino, en aras de generar un impacto añadido en el receptor.

"Muerte de un miliciano" (Foto: Robert Capa)

Esto viene a cuento a raíz de lo mucho que se ha escrito y leído en los últimos días sobre el baile, diversión y gozadera que generó en algunas decenas de habaneros la maldita circunstancia del agua por todas partes; es decir, las tremendas inundaciones provocadas por el huracán Irma en zonas bajas aledañas al malecón habanero.

Una de las imágenes que ha estado envuelta en elogios y críticas, a partes iguales (Foto: EFE)

Lo leído desde entonces cubre desde frases hechas y fórmulas simplistas sobre “el ser cubano”, hasta elaboradas teorías que incluso han puesto de moda una palabra que asoma en toda clase de post y comentarios: “resiliencia”, que va camino de convertirse en palabra del año ante la caducidad de aquella “posverdad” que marcó el 2016.

Tanto ha sido el impacto en medios de prensa internacionales y a pie de calle, que el mismísimo diario Granma hubo de publicar un artículo ―de corte editorial y firmado por el director― para reprender y rectificar la que consideran "una falsa imagen de la patria".

Como era de esperar, a las fotos de la discordia les salió una competidora que lleva enterneciendo desde hace algunas horas a miles de internautas: un niño cubano, de mirada profunda y rostro serio, carga un busto de José Martí.

(Foto: Yander Zamora)

Se llega así al punto clave de un intercambio dialéctico de representaciones, exaltación de un orgullo patrio que intenta rectificar “el deber ser” a partir de una imagen de obligado impacto en este caso, pero que no consigue evadir cierto tufillo de prefabricado.

Sin embargo, en medio de idas y venidas, enfrentamientos varios y conclusiones apresuradas, tal vez es hora de ir aparcando la polémica ante la inusitada “alegría” en medio de las calles inundadas de La Habana.

Aquellas fueron, son y serán buenas fotos, y poco más. Sacar conclusiones sociológicas y escribir tratados de idiosincrasia a partir de esas imágenes es tan desbordado como el mar que se tragó la casa de esos cubanos.

Sacar conclusiones sociológicas y escribir tratados de idiosincrasia a partir de esas imágenes es tan desbordado como el mar que se tragó la casa de esos cubanos

Lo que hay detrás es mucho más profundo, harina de otro costal. Dicen que una imagen valen más que mil palabras, pero no hay que exagerar, y más allá de la performance, que nadie olvide que la procesión va por dentro.

(Imágenes EFE y Yander Zamora)

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Judith Moris

Redactora en CiberCuba. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de La Habana, y Máster por la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha sido profesora en la UH e investigadora en la UAB, y redactora/editora de la editorial Teide

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Judith Moris

Redactora en CiberCuba. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de La Habana, y Máster por la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha sido profesora en la UH e investigadora en la UAB, y redactora/editora de la editorial Teide