Boinas negras por La Habana tras paso de huracán Irma Foto © CiberCuba

Llamativo despliegue de brigadas especiales del MININT (boinas negras) en La Habana

Este artículo es de hace 3 años

Su sola presencia infunde respeto, es coercitiva de por sí y pone el espíritu de una ciudad en vilo. Sus tallas, su pesos y preparación física y de combate cuerpo a cuerpo, suelen mostrarse por encima del policía estándar. La dieta que reciben es superior a la común de la PNR.

Los rasgos por los que se identifican, como la boina negra, el uniforme completo negro y el distintivo con un gallo amenazante (alas y garras atacando a la altura del hombro, sobre un fondo de franjas blancas, azules y rojas), señalan a una fuerza que actúa en situaciones especiales, para reducir en breve a un motín frenético.

CiberCuba

Son movilizadas, por ejemplo, cuando se necesita a corto plazo capturar a un sujeto peligroso y armado o a un grupo semejante. Su equipamiento renovado se ha puesto a prueba más de una vez. En los cuartos donde duermen, guardan las armas en su lugar, además del equipo anti motín y cuatro o cinco indumentarias distintas por cada uno, dentro de las que se incluye la ropa de civil.

Son entrenadas con un rigor por el cual no pasan los oficiales de la PNR, y ahora están desplegadas por La Habana en una abundancia que no se había visto. Su presencia en las calles ocurre tras los estragos del huracán Irma. No ha sido un brote accidental o fortuito.

CiberCuba

Se dice que intervinieron durante los intentos de robo a Galerías de Paseo en el Vedado. Un oficial de la misma Brigada Especial Nacional del Minint añade que en el año 2016 fueron trasladados a Baracoa, Guantánamo, en fechas de los desastres de Matthew, que dejó pérdidas en Cuba por 2 430,8 millones de pesos (97,2 millones de dólares), según cifras oficiales.

A escala local, Matthew había dejado a una población arrasada y, a la vez, hecha una furia. Las donaciones que enviaron a los damnificados del país se las estaban vendiendo. Las tropas venían a calmar las bravuras en el plano físico al menos. En Guantánamo debieron recurrir a las agresiones.

Cuando un miembro de la Brigada se pone el uniforme, no quiere expresar únicamente su diferenciación visual del resto de los efectivos movilizados. También la indumentaria le permite el empleo de las técnicas que estime convenientes para controlar el escenario al que fue enviado. En otras palabras, si el oficial entiende que el escenario demanda la violencia, el uso de puños o de porras, echa mano de sus recursos y de su instrucción.

CiberCuba

Sus acciones, sin embargo, no se limitan a esto. La Habana, trastocada por Irma, con una población de más de dos millones de habitantes (aproximadamente un millón menos que lo censado en todo Uruguay) y con zonas que poco antes todavía mantenían interrumpidos los servicios de electricidad, agua o gas, o bien los tres a la vez, no lleva consigo un orden disciplinado.

En respuesta a tal atmósfera, a la Brigada Especial le es permitido camuflarse, andar con uniforme azul y moverse entre la policía ordinaria, aunque en algún momento los recoja o llegue a delatarlos un transporte con la enseña de la división a la que pertenecen en realidad.

Estando vestidos de negro, con el ropaje original, no cuentan con un número de identificación o placa, pero en la versión de policía corriente sí, por lo que además de tener que limitar el uso de fuerzas y técnicas, se exponen a denuncias por abuso de autoridad u otras.

Las habilidades de combate, la dieta que reciben son superiores.

"Son diecisiete horas ininterrumpidas de vigilancia y trabajo", dice unoficial que cubre la zona del malecón. Después los relevan y quizás los trasladen al parque El Curita, en Centro Habana.

CiberCuba

El área del malecón reactivó la conexión WiFi pero los efectivos la protegen porque en la acera por la que serpentea el muro se están abriendo socavones y peligran los transeúntes. No se entiende del todo por qué deben protegerla con la Brigada Especial ni por qué a varios días de Irma, con la ciudad volviendo a la normalidad o aparentando tal proceso, su presencia sigue siendo necesaria (tres entrevistados afirmaron ignorar la razón de su permanencia), ni por qué tienen no uno sino varios uniformes, en los que se enfundan y salen a la calle sin que la gente sepa a qué fuerzas obedecen o si responden al mando directo de la Comisión de Defensa y Seguridad Nacional.

Su despliegue significativo tampoco fue anunciado por los canales oficiales ni se tomaron la molestia de justificarlo, como si en el mismo estado de perturbación que vive la capital, introducir un elemento de regulación, inhibidor pero a fin de cuentas coherente con el momento, no subiera el tono fatídico que la catástrofe misma consiguió.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985