Buzos Foto © Hugo García/ Juventud Rebelde

Un grupo de buzos trabaja en la termoeléctrica de Matanzas retirando los escombros que dejó Irma bajo agua

Este artículo es de hace 3 años

Un grupo de seis buzos profesionales trabaja en la Central Termoeléctrica Antonio Guiteras (CTE) de Matanzas, donde la furia del huracán Irma dejó una cuantiosa acumulación de escombros en la parte de la estructura que se encuentra bajo agua.

Rompeolas de 15 hasta 40 toneladas fueron desplazados por los vientos hasta la orilla de la termoeléctrica, donde la empresa cubana de Obras Marítimas (EOM) ha colocado una grúa flotante con la que extrae del fondo marino las piedras que los buzos van acopiando. 

Hugo García/ Juventud Rebelde

La extracción de escombros que bloqueaban los conductos de los túneles hacia la piscina de enfriamiento de la planta comenzó el pasado viernes, dijo a Juventud Rebelde Rafael Alfaro Alonso, buzo industrial de la EOM.

“Este sábado empezamos a extraer el material dentro de los conductos. Es incómodo, son piedras más pequeñas, todo manual, y el buzo tiene que trabajar más, exponerse a más riesgos, en un espacio de confinamiento de 1,20 metros por dos de alto, y solo uno libre de apenas 70 centímetros; además de que son diez metros de largo y nos encontramos a ocho o diez metros de profundidad”, explicó Alfaro, con 15 años de experiencia en la rama.

Hugo García/ Juventud Rebelde

A sus 40 años de edad, Alfaro ha sacado barcos hundidos, y soldado averías en lo más hondo del mar. En esta ocasión, las labores consisten en llenar cestas metálicas de las piedras y otros objetos sólidos para sacarlos con la grúa flotante de 45 toneladas, anclada a la entrada de los túneles.

“Bajamos y hasta que el aire comprimido no se nos acaba no subimos”, acotó el profesional, que precisó que el grupo trabaja en dos turnos y en parejas en cada canal, aguantando bajo el agua aproximadamente una hora y 20 minutos.

El grupo llegó a la CTE el martes de la semana anterior, el miércoles se lanzaron al agua para la primera inspección en la piscina y por el lado del mar para luego valorar la magnitud del trabajo.

Hugo García/ Juventud Rebelde

“Como el túnel es pequeño, entra un buzo y sale con un poco de material que vamos echando en la cesta, el otro buzo lo vigila todo el tiempo, y lo sostiene con una cuerda guía”, dijo Andy Esel Díaz Fernández, jefe de la brigada y con ocho años en la Empresa.

De acuerdo con la publicación, la retirada de los escombros que impiden cerrar la compuerta de la piscina de tranquilización, permitirá a especialistas comenzar la extracción de las dos bombas de la casa de circulación de agua de mar, que necesitan ser revisadas y a la vez recibir mantenimiento.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.