Frederich Cepeda Cruz Foto © Zona de Strike

De Cepeda y los lideratos en la Serie (del relajo) Nacional

Este artículo es de hace 2 años

Es increíble, pero es. Tan milagrosa es nuestra Serie Nacional de Béisbol, que un hombre de 37 años que tuvo que acudir a la Tommy John para aliviar persistentes molestias en uno de sus brazos, comanda el departamento de bateo con un average que parece haber salido de los cuentos de Ray Bradbury.

Frederich Cepeda Cruz, a no dudarlo, es uno de los mejores bateadores que han pasado por la pelota insular. Tiene una mecánica que frisa lo perfecto, y encima –porque se trata de un jugador inteligente- sabe hacer los ajustes necesarios en home plate. Pero de ahí a promediar .495 después de 30 juegos de pelota, va un buen trecho.

Antes, cuando el prodigioso Omar Linares rebasaba sistemáticamente la barrera de los .400, la gente se asombraba. Luego empezó a lograrlo Osmani Urrutia, y fue lo mismo. Sin embargo, llegaron horas bajas para el pitcheo cubano (multitud de lanzadores de 85 millas sin comando de sus envíos ni suficiente repertorio), y por ese camino los averages se han disparado al infinito... y más allá.

Solo así, en un marasmo tan patético como doloroso, pudo un hombre fijar su bateo en .500 luego de consumir 174 turnos oficiales (caso Yulieski Gurriel en la SN 55). Y solo así, también, puede Cepeda estar firmando casi un hit cada dos oportunidades en un juego donde los estelares (los buenos entre los jerarcas) solo consiguen tres y fracción cada diez chances.

No señor. En un campeonato beisbolero que se respete, nadie –ni siquiera si se llama Ted Williams y nació en San Diego, California– puede burlar las medias aritméticas del juego. El propio Williams, a quien no por gusto le decían Teddy Ballgame, ostenta el average más alto conseguido en Grandes Ligas desde –léalo con calma- 1941, y fue de solo (¿solo?) .406.

La situación es alarmante. Además del jardinero espirituano, otros seis jugadores alcanzan o rebasan actualmente el mítico listón, todos ellos con un mínimo de cien visitas a la caja: Yunier Mendoza, .433; Rafael Viñales, .412; Juan Carlos Torriente, .405; Raúl González, .404; Jefferson Delgado, .404; y Dennis Laza, .400. Y muy poco detrás, pidiendo pista, viene Yunior Paumier con .398.

Definitivamente, acá batear es una fiesta. Y tanto, que cualquier advenedizo podría compadecerse del diminuto José Altuve, quien lidera a la MLB con promedio de .347. Es decir, 152 puntos por debajo de Cepeda...

Nada, que ya lo dice un conocido narrador radial: la pelota cubana goza de muy buena salud. Estupenda, si vamos a ser francos.

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Michel Contreras

Periodista de CiberCuba, especializado en béisbol, fútbol y ajedrez.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Michel Contreras

Periodista de CiberCuba, especializado en béisbol, fútbol y ajedrez.

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.