Médicos cubanos en Brasil Foto © Dado Galdieri/ The New York Times

“Te cansas de ser un esclavo”: Al menos 150 médicos cubanos en Brasil quieren romper sus contratos con La Habana

Esta noticia es de hace 2 años

En el último año, al menos 150 médicos cubanos que cumplen misión en Brasil han presentado demandas en tribunales para impugnar su contrato con el gobierno de La Habana, exigiendo ser tratados como contratistas independientes y ganar salarios completos.

Según recoge un reportaje de The New York Times, los galenos cubanos, que representan la principal fuente de ingresos de la nación caribeña, se enfrentan a un mayor desafío legal tras haber perdido su “plan de respaldo”: desertar de las misiones y ser recibidos por el gobierno de los Estados Unidos.

"El final del programa fue un gran golpe para nosotros (…) Esa era nuestra salida", dijo al NYT la doctora Maireilys Álvarez Rodríguez, una de los profesionales que presentaron demandas ante la justicia de Brasil.  

Álvarez se refiere al programa establecido por EE.UU. en 2006 para recibir a los médicos cubanos que desertaran de las misiones oficiales y otorgarles visas de residencia permanente en el país. Pero en uno de sus últimos intentos por normalizar las relaciones con Cuba, el expresidente Barack Obama eliminó esta facilidad el pasado mes de enero.

"Cuando sales de Cuba por primera vez, descubres muchas cosas a las que has estado ciega", dijo Yaili Jiménez Gutiérrez, otra de las doctoras que presentó demanda. "Llega un momento en que te cansas de ser un esclavo", señaló.

En su mayoría, los tribunales brasileños han fallado en contra de los médicos, pero algunos jueces han sido permisivos con que los médicos trabajen por su cuenta y se les pague directamente, ya que bajo los términos de su contrato original, sólo ganan cerca de una cuarta parte de la cantidad que el gobierno de Brasil paga a Cuba por sus servicios.

"No hay injusticia", dijo el ministro de Salud de Brasil, Ricardo Barros. "Cuando se inscribieron, aceptaron los términos", recogió el NYT.

La doctora Álvarez dijo que el estipendio ofrecido por el gobierno cubano para trabajar por unos años en Brasil le pareció atractivo a ella y a su esposo, Arnulfo Castanet Batista, también médico, cuando se inscribieron en 2013.

Significaba dejar a sus dos hijos al cuidado de parientes, pero cada uno de ellos ganaría 2.900 reales brasileños al mes, que entonces re presentaban unos 1.400 dólares. Esa cantidad parecía enorme comparada con los 30 dólares mensuales que recibían en su país natal.

"Fue una oferta bastante aceptable en comparación con lo que ganábamos en Cuba", dijo Álvarez.

A través de la Organización Mundial de la Salud, perteneciente a las Naciones Unidas, Brasil paga a Cuba unos 3.620 dólares al mes por cada médico, casi cuatro veces lo que los profesionales cubanos ganan con el acuerdo.

Según la publicación, aproximadamente 18.000 médicos cubanos han hecho estancias en Brasil y 8.600 permanecen hoy en ese país suramericano.

"Comenzamos a ver que las condiciones para los otros médicos eran totalmente diferentes. Podrían estar con su familia, traer a sus hijos. Los salarios eran mucho más altos", destacó Álvarez.

Los doctores cubanos que se mostraban insatisfechos con sus contratos formaron un grupo en WhatsApp, y comenzaron a contactar con el abogado brasileño especializado en el tema André de Santana Corrêa.

Después de analizar sus contratos, de Santana Corrêa concluyó que los acuerdos de los profesionales contrastaban con las leyes de igualdad en la Constitución de Brasil.

A finales del año pasado, jueces brasileños emitieron mandamientos provisionales en algunos casos, otorgando a los médicos cubanos el derecho a permanecer como contratistas independientes, ganando el salario completo. Un juez federal de la capital denunció en cuestión los contratos cubanos como una "forma de trabajo esclavo" que no podía ser tolerada.

Según relataron varios médicos al diario estadounidense, poco después de que se emitieran los primeros mandamientos, los supervisores del gobierno cubano en Brasil se reunieron con los galenos que habían presentado demandas y los despidieron inmediatamente.

A cada uno de los doctores se les ofreció la oportunidad de subir a un avión rumbo a Cuba en 24 horas o enfrentarse a un exilio de ocho años.

"Nos mantenemos fuertes", aseguró la doctora Jiménez, quien dice estar desempleada desde que fue despedida en junio y que ahora se le ha prohibido volver a entrar en Cuba por ocho años.

La doctora Álvarez y su esposo, por otro lado, se encuentran entre los afortunados que han podido conservar sus empleos y obtener lo que ascendió a un enorme aumento salarial. También lograron llevar a sus hijos a Brasil.

"Es triste dejar a su familia y amigos y su patria", dijo. "Pero aquí estamos en un país donde eres libre, donde nadie te pregunta a dónde vas, o te dice lo que tienes que hacer. En Cuba, tu vida es dictada por el gobierno", recalcó la doctora.

Esta noticia es de hace 2 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985