Áfroditas, ¡Oh Espejo! Foto © Cubasí

Critica Jaime Ortega a coreógrafa y prensa oficial por relacionar a Ochún con la Virgen de la Caridad del Cobre

Este artículo es de hace 2 años

El cardenal Jaime Ortega calificó como un "un absurdo histórico, un pecado patriótico" el hecho de que se identifique al orisha Ochún con la Virgen de la Caridad del Cobre, y criticó a la prensa oficial por alabar y promover la obra Afrodita, ¡oh, espejo!, de la coreógrafa Rosario Cárdenas.

"Que los pobres esclavos hayan sincretizado así su orisha es comprensible. Todo se comprende cuando la violencia de la opresión pone al ser humano en condiciones inhumanas de destierro y esclavitud. Que después estas creencias ancestrales, sincretizadas aquí, se hayan difundido al pueblo cubano en general, sobre todo en la segunda mitad del siglo pasado y hasta nuestros días, es poco afortunado y a menudo penoso", escribió Ortega en un artículo publicado en la revista Palabra Nueva, de la Iglesia Católica, citado por Diario de Cuba.

El Cardenal dijo que el culpable de ese fenómeno es el "folclorismo de lo cubano, que abarca también otros ámbitos de la vida nacional, y en el cual se le ha dado a la santería un papel protagónico, teniendo al turismo como espectador y consumidor privilegiado".

Ortega señaló como inadmisible que la reconocida coreógrafa y bailarina Rosario Cárdenas "diga ante las cámaras de televisión que la danza presenta las pasiones desatadas entre changó y nuestra Patrona por cuestiones de celos".

Es una “legitimación del absurdo, y un "camino emprendido hacia el primitivismo", enfatizó el prelado, quien agregó que “ni por razones propias de la fe cristiana, ni por razones de similitudes teológicas inexistentes, ni por razones históricas, la advocación de la Virgen de la Caridad, que hace presente a la Virgen María, modelo de amor puro, de Virgen y de Madre, puede ser comparada con el orisha Ochún, que es diosa de pasiones sexuales".

El representante de la iglesia católica consideró, no obstante, que los esclavos traídos de África podían tener esa confusión, pero no podía extenderse entre los cubanos de este siglo.

“Es comprensible la confusión en aquellos pobres africanos esclavizados, pero no es admisible en un cubano culto del siglo XXI, aún menos para difundirlo de ese modo, con el título con que nuestro pueblo y el Papa Benedicto XV la han honrado: Patrona de Cuba".

"Si se quiere homenajear por simpatía religiosa, por gustos artísticos o por entrar en la corriente folclorista a la moda, al orisha Ochún, eso depende de la decisión y el gusto de un autor, pero no se identifique a este ente mágico con la Patrona de Cuba, lo cual constituye, además de un absurdo histórico, un pecado patriótico", crítico Ortega.

La obra fue estrenada en septiembre en La Habana y gozó de una amplia promoción en los medios de difusión en Cuba. Su autora, Rosario Cárdenas, Premio Nacional de Danza 2013, fue entrevistada en numerosas ocasiones en programas estelares de la televisión cubana y el estreno obtuvo críticas muy favorables en los diarios locales.

“En los ensayos previos se pudo apreciar una coreografía de gran calado lírico, de metáforas diáfanas y poderosas”, señaló el periódico Trabajadores.

En declaraciones a Cibercuba un especialista de danza del Ministerio de Cultura consideró un poco exagerado y elevado de tono las declaraciones Ortega aunque explicó que no se pueden obviar.

“Creo que todos estos punto de vista pueden ayudar a comprender mejor la obra y a replantearnos las esencias de la cubanidad”, indicó.

.

 

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985