Foto © Twitter/ElTiempo

El FBI registra otra vez la casa del asesino de Las Vegas

Este artículo es de hace 3 años

Este domingo, 8 de octubre, los investigadores federales registraron nuevamente el domicilio de Stephen Paddock, el hombre que disparó sobre una multitud en Las Vegas en la noche del pasado 1 de octubre. El propósito de la búsqueda en la vivienda fue “volver a documentarla y revisarla”, según declaró a medios de prensa Troy Tanner, jefe de la policía local y quien acompañó al FBI en la operación.

Tanner cree que el Buró Federal de Investigaciones no busca “nada en concreto”, sino que "están revisándolo todo y fotografiándolo todo de nuevo” en busca de nuevas pistas que hayan pasado inadvertidas hace una semana, cuando se realizó el primer registro.

La casa ―adquirida por Paddock en 2015― tiene tres habitaciones y se encuentra en una comunidad de jubilados en Mesquita (Nevada).

En las últimas horas, también han trascendido detalles del relato del equipo de armas y tácticas especiales (SWAT, por sus siglas en inglés) que arribó a la puerta de de la habitación de Paddock en el hotel-casino Mandalay Bay, apenas 12 minutos después de los primeros disparos.

Los policías han explicado que pensaron que había varios tiradores porque escucharon reportes que aludían a disparos en la planta 29 y en la 32.

Finalmente, cuando llegaron a la puerta de la escalera que daba acceso a la planta 32, descubrieron que el atacante había tomado medidas para frenarlos, y que había bloqueado la cerradura con una pieza de metal y tornillos. No obstante, uno de los agentes pudo forzar la entrada fácilmente con una palanca.

El asesino tenía cámaras de vigilancia trucadas dentro y fuera de su habitación, y uno de los agentes ha indicado que "había un carro del servicio de habitaciones con cables que pasaban por debajo de la puerta”. También destacó que había algo negro sobre el carro, así que en un inicio pensaron que se trataba de una bomba trampa que iba a explotar. Sin embargo, lo que sucedió realmente es que cuando consiguieron entrar al cuarto, Paddock ya se había suicidado.

En el interior de la habitación había “muchas armas y revistas por todas partes (...) Todo tipo de monitores y equipos eléctricos. Parecía casi una tienda de armas”.

Ayer domingo las autoridades comenzaron a devolver las mochilas, los monederos, los cochecitos de bebé, zapatos, celulares, y demás pertenencias que permanecieron durante días en la escena de la balacera.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985