Foto © USembassyGordonBussiek

Una de las 22 víctimas de los “ataques” en La Habana denuncia que fue ignorado por EE.UU. durante meses

Este artículo es de hace 2 años

Uno de los 22 norteamericanos lesionados por los ataques acústicos que sufrió el personal diplomático en La Habana ha declarado recientemente a CBS News que la respuesta de EE.UU. a sus empleados de la embajada dejó mucho que desear.

El entrevistado precisó que las quejas fueron ignoradas durante meses “por el alto cargo de la embajada y por altos funcionarios del Departamento de Estado en Washington”.

Desde que comenzaron los ataques, hace casi un año, ninguna víctima había ofrecido declaraciones de manera pública a un medio de prensa.

La víctima destacó que el Departamento de Estado presionó a algunos funcionarios de la embajada estadounidense afectados por los ataques para que permanecieran en la Isla, en lugar de restringir sus tareas, y asegura también que se esperó demasiado tiempo para retirar personal no esencial y a todas las familias de La Habana, el pasado 29 de septiembre.

El propio funcionario se pregunta: “¿Por qué tomó tanto tiempo sacar a las parejas y los niños de allí?”, y añade que no entiende cómo pueden justificar que en Cuba permanezca personal alguno en este momento “desde una perspectiva de seguridad".

El último ataque fue oficialmente reportado el pasado 21 de agosto, pero funcionarios del Departamento de Estado han dicho que los ataques están "en curso".

Según las declaraciones del citado funcionario, la preocupación sobre la seguridad por los norteamericanos afectados no fue real hasta que el Departamento de Estado se vio obligado a reconocer públicamente los ataques acústicos antes los periodistas, algo que ocurrió el pasado mes de agosto, más de dos meses después de haber expulsado a dos funcionarios de la embajada cubana en EE.UU.

"Sé que estaban tratando de ocultar" los ataques, añadió, pero "lo que más me molesta es que hubo gente que intentó desesperadamente proteger a otras personas y fueron ignoradas". 

El entrevistado anónimo también criticó el tratamiento inicial a las víctimas ofrecido por los médicos en la Universidad de Miami y también en La Habana, que calificó en ambos casos de superficial e incompleto. 

Las víctimas están siendo tratadas en estos momentos por neurólogos de la Universidad de Pennsilvania después de quejarse de dolores de cabeza, incapacidad para recordar palabras y frases comunes, pérdida de audición, problemas de visión y otros problemas de salud. 

El funcionario dice que más allá de los ataques dirigidos a hogares y habitaciones de hotel, un empleado de la embajada estadounidense también experimentó un ataque dentro del edificio diplomático.

"Si puede suceder en nuestros hogares, si puede suceder en la embajada, puede ocurrir en cualquier lugar", dijo la víctima.

El Departamento de Estado, por su parte, insiste en que sí ha tomado los incidentes en serio. En este sentido, un portavoz del Departamento de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental ha dicho a CBS News: "Nuestro enfoque desde el comienzo de estos incidentes ha sido en la salud y el bienestar de nuestro personal”. Y añadió: "Ellos siguen siendo nuestra prioridad."

Heather Nauert dijo a la prensa la semana pasada: "No queríamos traer a nuestra gente a casa, querían estar allí, sirviendo a los ciudadanos estadounidenses y también a la comunidad cubana y a aquellos que quieren venir aquí a Estados Unidos. Lamentable realidad es que simplemente no podemos asumir ese riesgo con la seguridad de nuestros estadounidenses ".

Estados Unidos no ha culpado públicamente a Cuba por los ataques, pero sí afirma que no cumplió con las obligaciones internacionales de proteger a sus diplomáticos. Funcionarios del gobierno cubano, por su parte, niegan que su país haya tenido algo que ver con los ataques.

Sin embargo, Estados Unidos emitió una advertencia de viaje para Cuba y anunció el 3 de octubre que expulsaba a 15 funcionarios de la embajada cubana en Washington. 

El viernes, el Departamento de Estado también envió un mensaje de seguridad a los ciudadanos estadounidenses en La Habana, les advirtió acerca de dos hoteles donde se atacó personal del gobierno estadounidense.

Un funcionario del Departamento de Estado afirmó que un "puñado" de ciudadanos privados estadounidenses han reportado síntomas similares a los de los empleados de la embajada que fueron atacados. El Departamento de Estado, no obstante, ha afirmado que no puede verificar esas reclamaciones. 

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985