Jeffrey Hall, Michael Rosbash y Michael Young son los Premio Nobel de Medicina 2017 Foto © Imagen: Nobel Prize.org

Otorgan premio Nobel de Medicina a los descubridores del mecanismo que controla el reloj biológico

Este artículo es de hace 3 años

Por descubrir los mecanismos que controlan los ritmos circadianos o reloj biológico interno que regula el funcionamiento del cuerpo humano y el de otros organismos, los estadounidenses Jeffrey Hall, Michael Rosbash y Michael Young, fueron seleccionados para recibir el premio Nobel de Medicina 2017.

El premio ha sido recibido con entusiasmo por estos científicos que llevan muchos años estudiando este fenómeno de sincronización biológica y preconizando su importancia para la mayoría de las funciones vitales.

Básicamente, se trata de una sincronización con las revoluciones de la Tierra y cuyo desajuste crónico o "cronodisrupción", provocado por el estilo de vida, se asocia al aumento del riego para el desarrollo de algunas enfermedades: diabetes, cáncer, neurodegeneraciones, depresión, alteraciones del sueño, trastorno bipolar y enfermedades cardiovasculares. Además, de este fenómeno se deriva otra forma nueva de tratar, la cronoterapia, basada en la evidencia de que este ritmo endógeno influye en cómo los pacientes reciben los tratamientos.

Un sistema circadiano es una red de estructuras que generan ritmos de comportamiento, de pautas fisiológicas y bioquímicas. La sincronización de estas variables se ajusta a las señales ambientales y entre sí, respectivamente.

El núcleo supraquiasmático cerebral es el director de orquesta o marcapasos central de los ritmos biológicos, pero todas las células del organismo tienen sus propios relojes biológicos. El sueño es una de las funciones en las que más se ha estudiado esta relación de influencia, "cualquier ruptura con este ciclo o sincronización biológica circadiana que se sucede a lo largo del día y de la noche tiene un impacto muy importante sobre la salud".

Alteraciones que impactan en el sueño, y el ejemplo más evidente es el de los trabajadores que hacen turnos, van produciendo cambios en esta estructura cíclica y generando respuestas anormales, biológicas y moleculares. "La alteración del orden temporal del sueño se traduce en cambios biológicos que pueden hacer que la presión arterial y la frecuencia cardíaca se eleven durante la noche, que el metabolismo cambie o que se produzcan sustancias inflamatorias, fenómenos todos que podrían dar lugar a la aparición de enfermedades de origen cardiovascular, inmunológico o endocrinológico, entre otras, sin descartar la tendencia hacia enfermedades neurodegenerativas y el envejecimiento prematuro".

El comportamiento del ritmo biológico puede medirse por la secreción de melatonina, la tensión arterial y la temperatura corporal periférica. Estos mecanismos pueden ser tan importantes que incluso determinarán en el futuro la mejor hora en que los pacientes deben tomar sus medicamentos.

Este artículo es de hace 3 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985