Foto © Wikimedia

Estados Unidos anuncia su salida de la UNESCO

Este artículo es de hace 2 años

Este jueves, Irina Bukova ―directora general de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO― ha comunicado que Estados Unidos se retirará de la organización a partir del próximo 31 de diciembre.

Washington, por su parte, ha expresado que su intención es establecerse como "observador permanente" del organismo para "contribuir con las opiniones, perspectivas y conocimiento estadounidense".

Según ha informado el Departamento de Estado en un comunicado, "esta decisión no se tomó a la ligera y refleja la creciente preocupación de EE.UU. con la deuda creciente con Unesco, la necesidad de una reforma fundamental de la organización y el continuado prejuicio anti Israel en Unesco”.

Bukova ha lamentado "profundamente" la decisión de la actual Administración norteamericana, y califica el hecho como “una pérdida para el multilateralismo y para la familia de Naciones Unidas”.

En parte de su declaración respuesta al anuncio de la retirada de Estados Unidos de la organización, Bokova expresó:

"Estoy convencida de que la labor de la UNESCO para promover la alfabetización y la educación de calidad responde a las preocupaciones del pueblo estadounidense.

Estoy convencida de que la acción de la UNESCO para movilizar nuevas tecnologías para mejorar el aprendizaje responde a las preocupaciones del pueblo estadounidense.

Estoy convencida de que la acción de la UNESCO para fortalecer la cooperación científica para la sostenibilidad del océano responde a las preocupaciones del pueblo estadounidense.

Estoy convencida de que la acción de la UNESCO para promover la libertad de expresión, para defender la seguridad de los periodistas, responde a las preocupaciones del pueblo estadounidense.

Estoy convencida de que la acción de la UNESCO para empoderar a las niñas y las mujeres como actores del cambio y la creación de la paz responde a las preocupaciones del pueblo estadounidense.

Estoy convencida de que la acción de la UNESCO para apoyar a las sociedades en tiempos de emergencia, ante los desastres y los conflictos, responde a las preocupaciones del pueblo estadounidense".

Y concluyó: "La tarea de la UNESCO no ha terminado y seguiremos avanzando para construir un siglo XXI más justo, más pacífico y equitativo y para ello la UNESCO necesita el compromiso de todos los Estados. La UNESCO seguirá trabajando por la universalidad de esta Organización, por los valores que compartimos, por nuestros objetivos comunes, para fortalecer un orden multilateral más efectivo y un mundo más pacífico y justo".

Diversos medios de prensa recuerdan hoy que los desencuentros entre EE.UU. y la UNESCO se remontan a la presidencia de Ronald Reagan, en los años 80, e insisten en que la denuncia estadounidense de la naturaleza burocrática del organismo y sus demandas de reforma también datan de esa época.

Cuando Reagan anunció la anterior retirada del país de la organización, justificó la medida sobre todo por "la politización externa” del organismo.

EE.UU. regresaría años después a su silla en la UNESCO, en octubre de 2003, en parte porque la organización aparecía “como uno de los lugares estratégicos para combatir la intolerancia y el terrorismo de origen islámico", luego de los ataques de 11 de septiembre de 2001.

No obstante, Estados Unidos canceló una parte sustancial de su presupuesto para la UNESCO en 2011, como protesta por la decisión del organismo de aceptar la pertenencia de pleno derecho a los palestinos. Con la decisión anunciada hoy, las relaciones EE.UU.-UNESCO entran en una nueva y delicada etapa.

La declaración íntegra de Irina Bokova se puede leer en este enlace.

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985